Cómo hacer un plan de desintoxicación después de las vacaciones

Foto: Thinkstock

Cómo hacer un plan de desintoxicación después de las vacaciones

Durante la Semana Santa ganamos peso porque cambiamos la forma de alimentarnos, nos excedemos en el consumo de alimentos calóricos y disminuimos la actividad física. Una experta nos da sus recomendaciones.

Algunas nutricionistas recomendamos planes llamados “de desintoxicación”. Estos planes no deben hacerse por periodos largos y se recomienda, de acuerdo a unas características especiales de quien los va a comenzar.

Esto planes se hacen por tres días, máximo cinco. La nutricionista dietista, Claudia Angarita nos dice cómo lograrlo.

Los pueden hacer quienes cumplan el siguiente perfil:

  •   No deben tener enfermedades que requieran manejo especial, como por ejemplo hipoglicemia, diabetes, enfermedad cardiovascular.
  •   Deben tener un manejo adecuado de la ansiedad, no tener adicciones o presentar atracones de alimentos.
  •   Deben tener un gusto especial por alimentos ricos en fibra y en agua como frutas, verduras, leguminosas y claramente, agua.

Este tipo de planes ayuda a eliminar toxinas acumuladas en el cuerpo; a medida que estas toxinas aumentan, el cuerpo se expone a enfermedades como aumento de peso, celulitis, dolor de cabeza, fatiga, dolores en general y una baja inmunidad. Un plan de desintoxicación aporta entre 600 y 800 kcal.

Este tipo de planes,  los recomiendo iniciar especialmente entre semana, porque por la actividad que se realiza en estos días permite “olvidarse” que no puede llevar una dieta normal y se cumple más fácilmente.

En estos planes debes incluir: lácteos bajos o libres de grasa, especialmente yogurt con probióticos, verduras crudas o cocinadas, y solo por los días del tratamiento evitar aquellas verduras ricas en azúcar como zanahoria, remolacha, arveja y ahuyama.

Las frutas son las protagonistas de este plan de desintoxicación: se deben consumir de 3 a 5 veces al día, combinar todos los colores. Se pueden consumir enteros o licuados pero nunca colados. Debemos consumir toda la fibra que nos ofrecen las frutas.

Debemos consumir una vez al día una leguminosa como frijol o lenteja, y preferir cereales ricos en fibra y con grano entero, pero solo consumirlos una o dos veces al día.

Con relación a las carnes,  aconsejo ternera, pollo, salmón, atún y quesos bajos en grasa (pera preferiblemente, cotagge bajo en grasa, mozzarella de búfala).

El aceite es clave para evitar sentir hambre frecuentemente, adiciona 1 o 2 cucharaditas de aceite de oliva o girasol alto oleico a las ensaladas o en las preparaciones, tres veces al día.

Dentro de estos programas no están incluidos alimentos ricos en almidón como papa, yuca, arracacha, alimentos elaborados con harinas refinadas, embutidos o carnes grasosas o vísceras, el azúcar o postres, el alcohol, leche o lácteos enteros entre otros.

Los líquidos juegan un papel importante, se debe tomar de 2 a 2.5 litros de agua al día, pude involucrarse al tratamiento gelatinas dietéticas, aromáticas, infusiones de frutas, bebidas saborizadas libres de azúcar, etc.

Ejemplo de desintoxicación


Consulta con un especialista cuando lo vayas a realizar


Desayuno:
Té o café descafeinado         1 taza sin azúcar
Fruta                                    1 plato de sopa
*papaya, melón, pitahaya, patilla, kiwi, piña.
Queso mozzarella de búfala       5 “bolitas”

Medias nueves:

Yogurt sin azúcar bajo en grasa     (lo puedes congelar)         1 vaso pequeño

Almuerzo:

Ensalada de verduras con 1 cta de aceite de oliva            La cantidad deseada
*todas las lechuga, tomate, aceitunas, espárragos, espinaca, frijol con vinagre, vinagre balsámico, limón.
Tortilla de verduras o verduras al wok                    50 – 60 gr
*calabaza, acelgas, zuquinis, apio, pimentón, etc.
Ternera, atún, salmón, pollo                        120 g
Agua, limonada o infusión de frutas sin azúcar.

Onces:

Cereal integral o pan con grano entero o tortillas de maíz    ½ pocillo, 1 tajada, 2 unidades
Leche baja o libre de grasa o yogur sin azúcar ni grasa    ½ taza (puede completar el pocillo con té o café), 1 vaso pequeño

Comida:

Crema de verdura sin espesar con papa o ahuyama o harina        1 taza
*Adicionar 1 cta de aceite de oliva.
Pollo, atún, queso                            120 gr
Agua, limonada o infusión de frutas sin azúcar.
Refrigerio
Papaya                                    1 Taza

Recuerda, este plan lo debes hacer por pocos días. Busca la asesoría de expertos en diseñar planes de alimentación como lo es el nutricionista. El menú modelo anteriormente descrito puede cambiar y variar, de hecho pueden estar involucrados otros alimentos.

Por último, estos planes dan paso a iniciar planes de alimentación saludable de reducción de peso donde incluyan más alimentos y la actividad física.


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.