A
A
Las comidas con trampa

Pantherstock.

Las comidas con trampa

Ante una avalancha de productos supuestamente beneficiosos para nuestro cuerpo, se han descubierto varias trampas en torno a algunos de ellos.

No todo lo que no engorda demasiado es automáticamente positivo para nosotros, ya que muchas veces un alimento pude contener sustancias u otros elementos que aunque no perviertan nuestro peso, son muy poco recomendables para la salud, algo más básico que mantener la silueta.

Ese es el caso de las tortitas de arroz, las que, tras décadas de éxito entre los consumidores, se han demostrado poco recomendables. El motivo se encuentra en sus altos niveles de glucosa, algo que no favorece de ningún modo a los niveles de azúcar en la sangre. Igualmente está de moda el seitán, uno de los sustitutos habituales de la carne en platos vegetarianos. Sin embargo, a diferencia de duros competidores como el tofu, este alimento no proviene de la soja y se basa únicamente en el gluten, una proteína que consumida en grandes cantidades suele generar intolerancia o algunas alergias.

Tampoco son muy buenos para nuestro organismo los aliños para ensalada bajos en grasa. Para sustituir los originales vinagres, aceites y plantas, estos nuevos mejunjes contienen una mezcla de azúcar y altos niveles de fructosa en sustancias como determinados siropes. 

Por otro lado, aunque el pescado sea uno de los alimentos más ricos que podemos llevarnos a la boca, hay alguna excepción. Tal es el caso del tiburón, que pese a su alto contenido en omega 3, tiene la misma proporción de mercurio, algo que debemos evitar en la medida de lo posible. 

En el caso de las bebidas, aunque ya sepamos que los refrescos azucarados no son tan positivos, conviene saber que su problema no es solo que nos hacen subir de peso. Más allá de ello, su gran inconveniente es que se encarga de disminuir los niveles de colesterol bueno de nuestro organismo y genera que el cuerpo se inflame, lo que es un riesgo para varias enfermedades crónicas y hace más difícil recuperarse del ejercicio.