A
A
Maquillaje que de verdad dura todo el día

Foto: Showbit

Maquillaje que de verdad dura todo el día

¿Por qué no me dura el maquillaje? pregunta que muchas mujeres nos hacemos todos los días. Te tenemos la respuesta y solución al clásico problema de andar "carilavada".

Un maquillaje sutil para la cotidianidad, o un maquillaje elaborado para una noche de fiesta, son accesorios con los cuales las mujeres amamos adornarnos. Nada más agradable que lucir una piel tersa e iluminada gracias a una buena base, presumir de una mirada impactante con un toque de sombras o parecer apenas besada por el sol gracias a un buen rubor.

Sin embargo en muchas de nosotras, el maquillaje no dura. Después de haber invertido horas frente al espejo, el rubor, las sombras y la base desaparecen como por arte de magia, dejando en su lugar un rastro de cansancio y poco resplandor.

Esta condición depende de dos factores, la calidad de los productos usados y el tipo de piel.
Las pieles muy secas absorben todo lo que se ponga sobre ellas; en su búsqueda de agua y nutrientes en los productos de maquillaje pueden resecarse más y el resultado es un maquillaje cuarteado y grumoso.
En las pieles más grasas el maquillaje parece que se resbalara, los poros grandes y el exceso de sebo lo repelen y los brillos no tardan en aparecer.

Pareciera que estuviéramos destinadas a retocar una y mil veces nuestro maquillaje durante el día o durante una noche de fiesta, pero la verdad es que el cuidado de la piel, previo al maquillaje como tal, es la clave de su duración. Es un hecho, en una piel correctamente tratada, el maquillaje perdurará muchísimo más.

Antes de maquillarse, cada mujer debe seguir su rutina de cuidado personalizada que debe incluir limpieza, tonificación y, lo más importante, una hidratación adecuada al tipo de piel. Las pieles secas deben tratarse con productos delicados sin alcohol y humectantes de textura rica y nutritiva para alcanzar niveles óptimos de humedad; las pieles mixtas a grasas deben limpiarse en profundidad, tonificarse con productos astringentes sin alcohol e hidratarse con productos libres de aceite que equilibren y ojalá, matifiquen la piel. La clave para la duración del maquillaje están en ese último y sencillo paso, hidratación.

Después de esta rutina, hay un secreto infalible para un maquillaje hermoso, el uso de una prebase. Antes no existían estos productos, pero hoy muchísimas marcas ofrecen los ya famosos “primers” cuyo objetivo es emparejar la textura y el tono, rellenar pequeñas arrugas, disimular los poros, suavizar y dejar la piel como un lienzo listo para una obra de arte.

Existen, además, prebases específicas para la zona de los ojos, de texturas ligeras y delicadas, que prometen dejar las sombras en su sitio sin que se desvanezcan o se cuarteen. Estos productos se aplican suavemente en pequeñas cantidades sobre la piel del rostro, con las yemas de los dedos, haciendo un ligero masaje y la piel quedará lista para recibir la base predilecta, las sombras deseadas y el rubor preferido.

¡No lo olvides, la clave está en la hidratación y el secreto en la prebase!

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

×