A
A
Amor digital VS. Amor real

Foto: Pantherstock

Amor digital VS. Amor real

Las redes sociales, la mensajería instantánea y hasta las videollamadas se han convertido más en armas de doble filo que nuestros aliados al momento de encontrar a tu media naranja. ¿Te ha pasado?

Conseguir pareja nunca ha sido una tarea fácil, y aunque en estos tiempos pareciera que con la tecnología las distancias se acortan y las personas están más a nuestro alcance, encontrar a esa persona incondicional es ahora toda una batalla campal.

Melissa Brown, experta en citas, dice que tener una cita hoy en día es una interesante paradoja. “Estamos más conectados que nunca a través de las redes sociales y los teléfonos inteligentes, pero al mismo tiempo estamos más desconectados que nunca” apunta. La tecnología hace la comunicación más rápida, pero no estamos seguros de que por eso sea la mejor. “No podemos establecer una conexión genuina con alguien únicamente a través de mensajes de texto, chats o aceptando invitaciones de amistad online. Cuando conocemos a alguien en persona y compartimos un café, podemos observar cómo esa persona interactúa contigo y con el resto de la gente en la vida real”.

La importancia de establecer un balance entre lo que pasa en el mundo virtual y en el real es básica. Si eres una de las personas que acaba de comenzar una relación te recomendamos seguir estos tips para no dejar que la era digital te abrume al momento de conocer a alguien.

No asumas que ya lo conoces porque has visto su perfil online

Al momento de salir con una persona nueva, es normal en estos tiempos intercambiar no solo el número, sino también su perfil en Facebook, su cuenta de Twitter y otras redes sociales. La impresión que esto puede generar es intrigante, pues estas redes nos permiten indagar en el pasado y presente de la persona que recién conocimos. Así también podremos deducir sus gustos, sus amistades, y hasta sus ex parejas. Pero esta táctica, aunque tentadora, no es la mejor a seguir. Leer su antiguos tuits, ver las fotos de su graduación y darte de cuenta de los viajes que hizo solo alimentará tu curiosidad y te obsesionará. Deja que él o ella sean los que te cuenten sobre sus hobbies, sus amistades y procura que sea cara a cara, y no por una conversación por chat.

Haz los cariños y la química real, no digital
Nada mejor que darte cuenta cuando tu pareja se sonroja en persona, y no a través de un emoticón. Aprender a descifrar su lenguaje corporal, sus dichos y cómo actúa en otros escenarios son experiencias que debes vivir en la realidad, y no en una conversación de Whatsapp. Observar a la otra persona es una tarea que todos realizamos cuando conocemos a alguien nuevo, así logramos establecer similitudes y diferencias, y es ahí donde la verdadera química surge.

No reclamar
Si crees que porque ves a diario el video o el status que publica esa persona en Facebook o Twitter ya lo conoces, estás creándote de plano una falsa idea. Las actividades en línea de él o ella indican tan un solo un pequeño porcentaje de su estado de ánimo. Muchas veces escribiendo, expresamos lo que no queremos decir y por eso la social media se ha convertido en tal éxito a nivel mundial. Nadie quiere ser juzgado por lo que escribe online, así que tú tampoco debes ser esa persona que reclama por algo que dijo o por algo que comentó. Es importante que tengas clara esa diferencia, porque cuando la vida digital que todos tenemos se convierte en un tema de discusión recurrente, estás creando problemas donde tal vez no los hay.

No dejes que el romance se esfume
Es más que evidente que las relaciones de hoy ya no son como antes. Algunos extrañan cómo nos enamoraban con cartas y miradas, y hoy, con un guiño o una foto también nos conquistan.  Adaptarse a los nuevos tiempos y sus novedades, no quiere decir que el romance pase a un segundo plano y solo nos dejemos seducir mientras nos manda besos a través de una video llamada.

¡No, no y no! Siempre será necesario el eterno beso, las palabras bonitas, el abrazo en el cine y el detalle por más pequeño que sea. No podemos renunciar a estas acciones que nunca van a poder ser reemplazadas por un corazón y un beso en tu muro de Facebook.