A
A
6 Razones por las que deberías correr

Pantherstock

6 Razones por las que deberías correr

A pesar de que correr no puede curarlo todo, este ejercicio ha sido vinculado con todo tipo de beneficios para la salud, tanto a nivel físico como emocional, e incluso a la prevención de enfermedades. Además, regalo para nuestras usarias.

Aquí te damos seis razones para que salgas a correr:

1) Es muy fácil. Es cierto que algunos equipos de alta tecnología hacen la práctica de correr más efectiva y más segura, pero en realidad, todo lo que necesitas es un buen par de tenis y un sujetador deportivo. No puede ser más simple.
Además, todos sabemos cómo correr (a diferencia de la clase de rumba, en la que aún no has podido coordinar). Puede que no seas corredora profesional, pero seguro sabes como poner un pie delante del otro y lograr un ritmo coordinado y cómodo.
No tienes que dominar nuevas habilidades, no tienes que comprar equipos, sólo salir y correr. Asegúrate de hidratarte y llevar música. Es divertido.

2) Es efectivo. Es uno de los ejercicios que más te hacen sudar. La escaladora, la bicicleta, el gimnasio y otros ejercicios básicos también funcionan, pero correr te puede hacer quemar más calorías: En un estudio realizado por el Colegio Médico de Wisconsin y el Centro Médico VA, las personas que usaron la trotadora en un nivel intenso quemaron un promedio de 705 a 865 calorías en una hora. En comparación, aquellas que usaron la escaladora quemaron un promedio de 637 a 746; en el remo de 606 a 739; en la máquina de esquí de 595 a 678; y en la bicicleta estática de 498 a 604 calorías por hora.
Correr te proporciona un entrenamiento completo. El impacto causado al correr envía la sangre hacia el corazón, que a su vez se ve obligado a bombear sangre de vuelta. Entre más rápido corras, más debe trabajar tu corazón, y más fuerte se pondrá.

3. Tus rodillas te lo agradecerán. Contrario a lo que mucha gente piensa, correr no daña tus articulaciones. La osteoartritis (la clase de artritis más común) ocurre cuando el cartílago de las articulaciones se empieza a romper. Entonces, ¿Cuál es una de las causas principales de esta dolencia, aparte de la edad? Es el peso corporal. Una encuesta nacional de Estados Unidos, encontró que las mujeres obesas tienen casi cuatro veces un mayor riesgo de sufrir osteoartritis en las rodillas que las mujeres con un peso corporal aceptable. Las corredoras por lo general tienen un muy buen peso, a diferencia de la mayoría de población sedentaria, lo cual reduce significativamente el riesgo de osteoartritis.

En adición al beneficio de correr para perder peso, hacerlo también fortalece tus cartílagos al incrementar el flujo de oxígeno y eliminar toxinas. Por otra parte, fortalece los ligamentos alrededor de tus articulaciones y te ayuda a prevenir la osteoporosis. Lo que sí debes tener en cuenta es ser precavida al correr para no tropezarte, y reemplazar tus tenis cuando sea necesario.

4. Menos estrés. Los corredores tienen millones de anécdotas acerca de los poderes relajantes de esta práctica. ‘Nada supera la sensación de correr’, afirma Brooke Stevens, una corredora que ha participado cuatro veces en la maratón de Nueva York. ‘La tensión en mi cuello, espalda y hombros se ha ido, y ahora pienso más claramente’.

Muchas mujeres dicen haber podido dejar sus problemas en el camino, y hay investigaciones que lo comprueban. El Departamento de Deportes de la Universidad de Georgia indujo ansiedad en sujetos (con pastillas de cafeína), y después testeó sus síntomas psicológicos y de comportamiento después de descansar durante una hora, o ejercitarse durante una hora. Quienes se ejercitaron (corriendo), tuvieron tres veces más probabilidad de reducir su ansiedad.
Igualmente, los expertos afirman que corriendo se puede tratar la depresión y otros desórdenes psicológicos como la adicción a las drogas y el alcohol.

5. Reduce el riesgo de contraer enfermedades. La mayoría de expertos afirman que el ejercicio reduce el riesgo de sufrir varios tipos de cáncer, incluyendo algunos de los más graves: colon, seno, endometrio, y pulmón. Un estudio reciente del British Journal of Cancer calculó que las personas ‘más activas’ (por ejemplo, quienes caminaron fuertemente de 5 a 6 horas en la semana) tuvieron un 24 por ciento menos probabilidad de desarrollar cáncer de colon que las ‘menos activas’ (por ejemplo, quienes caminaron 30 minutos a la semana). Así mismo, en un estudio del National Cancer Institute, las mujeres de peso corporal óptimo que reportaron los mayores niveles de ‘actividad deportiva’ (correr, tennis, aeróbicos), reportaron un 30 por ciento menos de probabilidad de desarrollar cáncer de seno, en comparación que las mujeres sedentarias. Por eso, volverte una corredora frecuente puede reducir las posibilidades de que contraigas cáncer.

Los corredores también tienen menos posibilidades de sufrir enfermedades del corazón, accidentes cardiovasculares y diabetes. De igual forma, correr ha demostrado reducir la presión arterial, incrementar el colesterol bueno, así como la inmunidad frente a la gripa y otros virus. Y hay mejores noticias: parece ser que correr y trotar incluso pueden prevenir la pérdida de visión. Dos estudios del Departamento de Energía del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de Estados Unidos han demostrado que este ejercicio reduce el riesgo de degeneración macular causada por la edad y cataratas.

6. probablemente vivirás más. En uno de los estudios probablemente más sorprendentes sobre los beneficios de correr, un equipo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford estudió a 538 corredores y 423 no-corredores sanos desde 1984 hasta 2005. Todos los sujetos eran mayores de 50 años, y se les pidió llenar un cuestionario de discapacidad cada año, para medir tareas simples como cortar carne, lavarse el pelo o abrir un cartón de leche.

Los resultados son sorprendentes, pues a pesar de que todos eran adultos saludables, cada año, los niveles de incapacidad fueron significativamente menores en el grupo de corredores que en los no corredores.  Aún más interesante: al final del estudio, el 85% de los corredores estaban vivos, mientras que sólo el 66% de los no corredores sobrevivió.
Con base en la información recopilada durante los 21 años, los investigadores concluyeron que el ejercicio regular puede reducir la discapacidad y riesgo de muerte mediante el aumento de la aptitud cardiovascular y la masa ósea, disminuyendo cualquier inflamación y mejorando la respuesta a la vacunación, así como mejorando el pensamiento, el aprendizaje y las funciones de la memoria.