A
A
Masajes eróticos contra el cáncer de mama

Foto: Pantherstock.

Masajes eróticos contra el cáncer de mama

Ahora el masaje en los senos no solo es sexy. Un estudio afirma que reduce el riesgo de cáncer de mama.

Apretar los senos puede prevenir que las células cancerosas se reproduzcan. Así lo afirma un estudio presentado en el Congreso Anual de la Sociedad Americana de Biología Celular en San Francisco (EE. UU.) en diciembre del año pasado.

Esto sucede porque la presión física ayuda a que el crecimiento celular regrese a un patrón normal. Un estudio mostró que las células que eran “aplastadas” dejaron de crecer aun cuando tenían mutaciones responsables del cáncer. Por el otro lado, las células sobre las cuales no se ejerció presión siguieron reproduciéndose incontrolablemente.

“Mostramos que la organización de los tejidos es sensible a los cambios mecánicos del ambiente desde los primeras etapas del desarrollo”, comentó Daniel Fletcher profesor de bioingeniería en la Universidad de Berkeley (EE. UU.) y explicó que “una señal temprana, en forma de compresión, parece poner a estas células malignas en el camino correcto”.

A lo largo de la vida de toda mujer, el tejido mamario crece, se reduce y se organiza en respuesta a los cambios del ciclo reproductivo. El cáncer, en sus inicios, se caracteriza por la interrupción del este patrón normal de crecimiento.
Sin embargo, no todas las células malignas están condenadas a volverse tumores. Esto depende también de cómo interactúan con su “microambiente”.

Gautham Venugopalan, miembro del Laboratorio Fletcher en la Universidad de Berkeley, dice que “por siglos, la gente ha sabido lo que la fuerza física le puede hacer a nuestros cuerpos. Nuestros músculos se ponen más grandes cuando alzamos pesas. La fuerza de gravedad es esencial para mantener fuertes nuestros huesos. En este estudio demostramos el papel que tiene la fuerza en el crecimiento – y reversión – de las células cancerosas”.

El equipo de Venugopalan cultivó células malignas de tejido mamario en una sustancia parecida a gelatina que se inyectó en cámaras flexibles de silicona, de esta manera los investigadores pudieron ejercer la compresión durante las primeras etapas del desarrollo de las células.

Cuando se compararon con aquellas que no se comprimieron, las células cancerosas, con el tiempo, se volvieron más organizadas, saludables y se parecían más a las estructuras normales. Además, no siguieron creciendo una vez formado el tejido, aun cuando se les había dejado de hacer presión.

“Las células cancerosas no han olvidado cómo ser saludables. Sólo necesitan las pistas que las guíen para volver al patrón de crecimiento normal”, dijo Venugopalan.

Varios beneficios

Estudios anteriores han demostrado que los masajes mamarios ayudan a movilizar el contenido de los ganglios linfáticos y aumentan el flujo sanguíneo, fundamentales para mantener la salud de tus senos. Los masajes regulares también estimulan la liberación de una hormona llamada oxitocina que está asociada al afecto y fortalece el vínculo entre la pareja.

El 95 por ciento de los cánceres de mama que se diagnostican son nuevos. Es decir que la herencia no es el único factor que influye en el desarrollo de estos tumores.

Sin embargo, la "segunda base" no reemplaza el autoexamen y la mamografía. Los diagnósticos tempranos tienen mejor pronóstico y más frecuentemente son curables.

En cuanto a los masajes eróticos, los hagas tú misma o con la ayuda de tu pareja, no hay algo mejor que saber que estás haciendo algo placentero y saludable.