A
A
Piernas inquietas

Síndrome de piernas inquietas, foto: Thinkstock

Piernas inquietas

Si nos has podido descubrir a qué se debe tu insomnio, puedes estar sufriendo de síndrome de piernas inquietas (SPI), descubre de qué se trata.

Por RevistaFucsia.com
 
Si no has podido descubrir a qué se debe tu insomnio y presentas una necesidad frecuente por mantenerte en movimiento cuando se supone que deberías estar descansando, podrías estar presentando el síndrome de piernas inquietas que afecta a un 10% de la población mundial.

El síndrome de piernas inquietas (SPI) es un trastorno de tipo neurológico que afecta especialmente la calidad del sueño. Se caracteriza por sensaciones desagradables en las piernas (menos frecuente en los brazos) y por una necesidad incontrolable por moverse y andar cuando se está descansando.

Síntomas
Los síntomas, también llamados parestesias (sensaciones anormales) aparecen cuando la persona está acostada o sentada por largo tiempo, son:

Sentir como si algo se estuviese deslizando sobre las piernas
Como si un insecto o animal pequeño caminara en las piernas
Hormigueo
Adormecimiento de las piernas
Tirantez
Sensaciones de quemazón o frío
Dolor

Estas sensaciones son aliviadas temporalmente por el paciente de las siguientes maneras:
Estirando y doblando las piernas
Frotar las piernas
Sacudirse o moverse constantemente en la cama
Levantarse y caminar en las horas para tratar de dormir mejor

Criterios para detectar SPI (establecidos por el Grupo Internacional de Estudio sobre el SPI)
Deseo de mover las extremidades, a menudo asociado con parestesias o disestesias.
Síntomas que empeoran o sólo están presentes durante el reposo o que se alivian parcialmente o temporalmente con la actividad.
Inquietud motriz.
Empeoramiento nocturno de los síntomas.

Causas
Según el Institut Ferran de Reumatología, en España, se desconoce qué ocasiona el síndrome de piernas inquietas, pero “hay estudios que inciden sobre determinados problemas en el transporte de hierro al cerebro y secundariamente, alteraciones en la síntesis de determinados neurotransmisores, como la dopamina”, afirman los expertos del Instituto.

Factores hereditarios, algunos fármacos y bebidas estimulantes como la cafeína, la teína o los derivados del cacao, son otras posibles fuentes de SPI, así como el hábito de fumar.
Aunque no puede afirmarse que sea una enfermedad grave, porque no ocasiona la muerte, puede producir profundos desasosiegos que disminuyen sustancialmente la calidad de vida del paciente, como crisis nerviosas o depresión; por eso es fundamental consultar al médico si se presentan algunos de esos síntomas, para procurar un diagnóstico apropiado a tiempo.