A
A
Trucos para matar el guayabo (resaca)

Foto: Thinkstock

Trucos para matar el guayabo (resaca)

Salir invicta de una noche de tragos puede resultar muy difícil, mucho más si en medio de la euforia nocturna decidiste mezclar tipos de licores y por el afán no pudiste probar bocado. A continuación te ofrecemos algunas de las recetas naturales más antiguas que se han utilizado para contrarrestar este mal.

La resaca es el conjunto de síntomas desagradables que padece al despertar quien ha consumido grandes cantidades de alcohol. Las características más comunes incluyen: dolor de cabeza, náuseas, sensibilidad a la luz y al ruido, amnesia, letargo, disforia (estado de ánimo depresivo), diarrea y sed.
Aunque es prácticamente imposible hacer desaparecer todos los síntomas, porque en el cuerpo se ha presentado una deshidratación e intoxicación, puedes neutralizar esas sensaciones negativas si eres precavida, toma nota:

Prevenir
Tomar agua: es la manera más fácil de evitar la resaca, bien sea bebiendo antes, durante y después de la ingesta de alcohol. La manera más efectiva es alternar un vaso de agua con el licor o, al llegar a la casa, beber dos vasos de agua antes de dormir; con estas estrategias contrarrestarás la deshidratación ocasionada por la degradación del alcohol en tu cuerpo. Antes de salir de rumba, procura dejar listos en tu mesa de noche dos vasos de agua, por si acaso.
Reposar antes de dormir: contrario a lo que podría pensarse, acostarse inmediatamente después de sentir embriaguez no asegura el descanso adecuado porque evita que el cuerpo tenga oportunidad de estabilizarse y amanecer en un estado más normal. Lo mejor que puedes hacer es quedarte hablando una hora o tratar de ver televisión, mientras a tu cuerpo ‘se le baja la borrachera’; entre más tiempo dures sin consumir alcohol antes de acostarte, menor será la intensidad de la resaca.
Comer: el estómago vacío asimila el alcohol cuatro veces más rápido, por eso es conveniente consumir alimentos con alto contenidos de carbohidratos, proteínas y grasas, para evitar la erosión de la mucosa gástrica y la pérdida de la vellosidad intestinal que causa el consumo excesivo del alcohol. Pizza con queso, frutos secos, y en general comidas grasosas pueden ser de gran ayuda. Otro truco es ingerir una cucharada de aceite de oliva antes de salir, para recubrir el estómago de una capa de grasa y evitar la absorción acelerada de alcohol en el organismo.

Después de
Desayunar con caldo: una sopa clara y suave, preparada con papa, costilla de res o pollo, cebolla, ajo y sal. Consumir esta receta al despertar es muy eficaz contra los síntomas de la resaca, porque ayuda a hidratar el cuerpo y a estabilizar el estómago.  
Comer comida ‘de sal’: los alimentos con sabor neutro como el arroz, la papa y el pan son una buena opción para comenzar la ingesta el día después del licor.
Tomar agua: es la bebida más apropiada para calmar la sed. Procura tomarla a temperatura ambiente para que tu cuerpo la asimile más fácilmente; si la consumes muy fría te puede doler la cabeza. Hay quienes no toleran el agua y prefieren tomar bebidas gaseosas, es una opción, pero recuerda que el dulce incrementará la deshidratación de tu cuerpo o, al menos, la sensación de sed.
Báñate: descubrirás cómo te renuevas con un baño de agua tibia; te quita el cansancio y el ‘peso’ de la noche anterior.
Descansar: dormir es el reparador natural para la resaca. Cuando te despiertes por primera vez en la mañana procura ponerte la pijama más cómoda, tomar agua, comer algo ligero, los dientes, bañarte (si lo logras) y volver a dormir.

Ni se te ocurra

Intentar matar el guayabo con más licor: el efecto que logra es continuar la borrachera, pero el malestar y el dolor de cabeza aparecerá paulatinamente.
Tomar café en exceso: acelerará aún más tu metabolismo y puede ocasionarte complicaciones cardiacas
Para el tufo (mal olor bucal durante la resaca)
Si no quieres tener el olor característico del “día después de la parranda” en tu boca, y una buena cepillada de dientes no es suficiente, puedes hacer lo siguiente:
Tomar yogurt
Comer zanahoria
Comer pan
Masticar yerbabuena o cardamomo

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

×