A
A
Estrés y Belleza: ¿Cómo combatir los efectos del estrés en el exterior?

Estrés, foto: Thinkstock

Estrés y Belleza: ¿Cómo combatir los efectos del estrés en el exterior?

El estrés no sólo es un determinante de nuestro estado anímico y mental, también afecta nuestro exterior. Cuando se vuelve crónico y no podemos controlarlo puede amenazar tanto la salud como nuestra apariencia.

Por RevistaFucsia.com

El estrés es una respuesta natural a cualquier amenaza, ya sea emocional o física. Puedes sentirte estresada porque tuviste un día interminable en el trabajo, por el crédito que tienes que pagar del carro, o simplemente porque llegaste a casa y terminaste peleando con todos. Ahora en época de Navidad, la preocupación de las compras navideñas, los trancones y las cenas, pueden arruinar cualquier velada. Cuando esto te sucede, y no tomas las medidas para relajarte, el estrés te pone en un estado de alarma que produce adrenalina y aumenta tus niveles de cortisol. El cortisol es una hormona que puede incrementar la producción de aceite en la piel, así como crear mayores niveles de grasa abdominal. Este aumento puede causar condiciones en la piel como eczema, rosácea, psoriasis, urticaria y acné. El estrés también hace que tu cuerpo sea más susceptible a las infecciones y por ello la piel se repara mucho más lento de lo normal.

Así mismo, según recientes estudios de la Universidad de California, el estrés también provoca envejecimiento prematuro en las células. Elissa Epel, PhD. y profesora asociada del Departamento de Psiquiatría de esta Universidad, afirma que ‘aunque antes existía una profunda creencia de que el estrés provocaba un envejecimiento prematuro, no había pruebas de cómo sucedía’. ‘Hoy, con los resultados que arrojan los estudios, tenemos evidencia de cómo el estrés psicológico es un indicador celular del envejecimiento’.

Efectivamente, todo el desequilibrio interno causado por el estrés también causa estragos en nuestra apariencia. Según la revista francesa ‘Les Nouvelles Esthetiques’, algunos de los efectos del estrés que amenazan nuestra belleza son (algunos ya mencionados arriba):
1. Acné
2. Eczema o dermatitis atópica
3. Psoriasis (erupción cutánea en todas las partes de tu cuerpo)
4. Picazón en la piel
5. Alopecia (Caída del cabello)
6. Sudor excesivo
7. Rosácea (agrandamiento de los vasos sanguíneos justo debajo de la piel)
8. Caspa
9. Herpes oral (fuegos)
10. Urticaria
11. Pérdida de hidratación
12. Arrugas y líneas de expresión
13. Aumento de grasa (y en consecuencia despierta el apetito por los carbohidratos y las grasas)

Como sabemos que el estrés es parte de nuestro día a día, y nos preocupa estar bien por dentro y por fuera, Revista Fucsia te da algunos consejos para que aprendas a manejarlo:

1. Evita comer por estrés. El estrés anteriormente era un mecanismo de supervivencia del cuerpo, cuando existían las hambrunas. Sin embargo, hoy no necesitas de este mecanismo. Por la misma razón no necesitas de grasa extra en tu estómago. Por ello no debes alimentarte con azúcares simples. Más bien, trata de reemplazarlos con avena o granos enteros, pues éstos se adhieren a tu intestino, dándote una sensación prolongada de saciedad, y además tu cuerpo tendrá nutrientes disponibles por más tiempo. También es clave que comas pescados como el salmón (dos veces a la semana), pues sus grasas omega 3 han demostrado reducir el estrés. Si tienes un antojo, en vez de atragantarte con un brownie o un roscón, cómete un puñado de pistachos: tienen buen colesterol y te distraerán la ansiedad mientras rompes sus cubiertas.
Así mismo, Elissa Epel recomienda evaluar tu nivel de estrés varias veces al día, al mismo tiempo que lo haces con tu nivel de hambre. Esto te puede ayudar a identificar si realmente tienes hambre o es ansiedad causada por la tristeza, el aburrimiento, o el estrés.

2. Toma vitaminas B y C. Si tomas 50 mg de Vitamina B y 1000 mg de Vitamina C todos los días, puedes reducir tus niveles de cortisol, los cuales te hacen sentir estrés.

3. Ejercicio. Sube las escaleras de tu edificio, camina al trabajo, baila frente al espejo… El ejercicio te hace generar endorfinas y con ellas dile adiós estrés.

4. Tratamientos Alternativos. Tu misma puedes liberar químicos del cerebro para sobrellevar el estrés. Una forma de hacerlo es buscar el bulto de la palma de tu mano donde están los pivotes del pulgar. Al masajear esta zona durante 3-5 minutos, puedes reducir tus niveles de cortisol. Otra alternativa para reducir el estrés es la aromaterapia, que actúa sobre las terminaciones nerviosas de tu nariz, y va directo al centro de tu cerebro. Se ha comprobado que la Lavanda reduce la ansiedad y te ayuda a dormir.

5. Descubre el detonante. ¿Qué te causa estrés? Evalúa tu vida e identifica las situaciones que más te estresan, y analiza que puedes hacer para cambiarlas. Algunas no podrás cambiarlas, entonces no te enfoques en ellas, sino en las que puedes cambiar. Según Epel, ‘Hay algunos tipos de respuesta que nos hacen estresar más, como el viajar en el tiempo, es decir, estresarnos constantemente por lo que ya pasó o por futuros eventos’. En vez de esto, trata de vivir en el presente, porque es algo que puedes controlar. Si perdiste ese trabajo soñado hace 3 años por llegar tarde, no te castigues. Aprovecha el presente para cambiar eso. Hay nuevas miles oportunidades. Otra de las actitudes que debes cambiar son los momentos de baja autoestima. Pensar que eres un fracaso o que no vales nada son sólo pensamientos no verdades, y sólo harán que te estreses más.