A
A
La resequedad

En el caso del pelo tinturado, hay que contrarrestar los efectos oxidantes de la tintura con tratamientos que le restituyen al pelo.

La resequedad

La resequedad es uno de los problemas más recurrentes que afectan al pelo.

La exposición al sol o a la polución, al agua salada o a la que contiene cloro, los secadores de pelo usados a diario, los procesos que involucran una alta decoloración u oxidación, son las principales causas de resequedad del pelo, tanto en las puntas como en el cuero cabelludo. El pelo sometido a estos agentes nocivos adquiere una porosidad que lo debilita y le hace perder elasticidad y vitalidad, al extremo de que se puede generar la molesta aparición de la caspa, un problema generalizado cuida erradicación definitiva es difícil.
 
La resequedad puede ser una condición pasajera o permanente, y en algunos casos está asociada también a cambios hormonales como los que ocurren durante la menstruación, en cuyo caso no hay que preocuparse, o a etapas más duraderas como la menopausia, en cuyo caso hay que ocuparse de restablecer el pH natural del pelo. Por otra parte, el hecho de que una persona esté mucho tiempo expuesta al agua y los rayos del sol durante las vacaciones puede producir una resequedad que se puede controlar con productos especialmente formulados como un champú y un acondicionador reestructurantes, y medidas inmediatas, como lavar el pelo con el champú y acondicionador indicados y liberarlo de esos agentes dañinos.
 
En el caso del pelo tinturado, hay que contrarrestar los efectos oxidantes de la tintura con tratamientos que le restituyen al pelo el colágeno perdido refuerzan su estructura interior, al lado de otros que se pueden practicar en forma simultánea, como los de enzimas, que son exfoliantes y liberan de la superficie del pelo los fragmentos de cutícula dañada.
 
En todo caso, el pelo reseco siempre tiene solución. El consejo para las mujeres que sufren de esto, deben tener en cuenta la calidad del pelo antes de asumir tratamientos que pueden ser nocivos.