Rasquin Bol: El manual de la convivencia, parte dos

Rasquin Bol: El manual de la convivencia, parte dos

Por Mema Uricochea, invitada especial
www.susanayelvira.com
 
Durante mi reflexión pasada pude constatar, al releerla, que no estoy tan loca. Los comentarios de las lectoras corroboran que no se plantearon sandeces sino formas de convivir en paz.

Proseguiré mi reflexión con otras cosas útiles para la convivencia:

6. Sea mediocre en la cocina. No mediocremente mediocre, sino la mejor de las mediocres. Si usted cocina todos los días platos deliciosos, sopas humeantes, pasteles horneados y rollos de carne, sabrá que cuando se presenta con un sanduche de queso y un jugo de tarro su pareja la va a mirar con asombro y decepción. En cambio, si usted todos los días cocina lo mismo, sanduche de queso, de jamón y queso, de doble queso, tortilla con huevo y queso, tortilla de queso queso, jamón y queso sin pan o el clásico frasco de arveja con la lata de atún, su pareja se derretirá de amor cuando haga una comida elaborada. Si un buen día usted decide hacerle un estofado con arroz, verduras, jugo de frutas frescas y un postre casero, la mirada enamorada de su novio no podrá creer lo que ve. Pero si lo ve todos los días dará por sentado el menú y no sabrá apreciarlo. Recuerde, más vale sanduche en mano que estofado volando.

7. No se cree falsas expectativas. Como dirían esos tipos de 'Quién se ha llevado mi queso' o 'Quién se ha comido mi bocadillo': KEEP IT REAL.

No hay nada más desagradable que la novia enamorada que dice: ¡ay! Mi novio es el mejor en todo, cocina, lava, tiende la cama, no desordena el baño ¡y además me consiente todo el día! Eso habla mal de la novia porque todas sabemos que es ella quien recoge la mugre del novio para que todo este lavado, tendido y perfumado, y habla peor de él porque queda al descubierto que es un cochino. Sea realista, su pareja, si es hombre, es desordeno por definición, si es hombre eructa y se tira pedos, si es hombre ronca, si es hombre deja la media atrapada entre la sábana y la cobija, y si es hombre nunca va a dejar de ser diferente. No pretenda de su pareja cosas que no son y que no van a ser. Aprenda a manejarlas pero nunca se engañe diciendo “ay, cómo ha cambiado el gordo”. ¡No cambian! ¡Nunca!

8. No sea el ejemplo de “adaptabilidad”. En la naturaleza, muchos animales a lo largo de la evolución se adaptan a su entorno para sobrevivir, pierden pelo, agrandan la nariz, acortan la trompa, alargan la lengua y miles de otros eventos que les permiten estar más seguros y conseguir comida.

No sea animal. Usted no tiene que hacer nada de eso para sobrevivir.

No se adapte a los cambios que vienen con el noviazgo. No vea fútbol porque su novio es hincha del deportivo Huila, no coma lentejas porque a su novio le encantan, no se adelgace o se ponga tetas porque su novio ama a las desgalamidas tetonas. No se adapte, no ceda, no deje de ser quien es usted. Ese aprendizaje viene con el tiempo porque todas hemos cometido ese error, pero en la convivencia se puede poner peor que en el noviazgo. Si su novio quiere ver fútbol déjelo en un bar con los amigos y váyase a la peluquería, lea, camine, duerma. Si le gustan tanto las lentejas, deje que se las coma solo, ¿o es que digieren en pareja? Y si su novio quiere una más flaca o una más gorda, pues que se la consiga. Usted es así y él la debe querer así y si no que vaya empacando en bolsa negra de basura sus harapos.

9. Como dice una sabia mujer ya casada hace muchos años: el combo viene con papas. No viene con yucas ni arracachas, con papas. Quiere decir que su novio viene en combo, y las papas son la familia, y no son yucas ni arracachas, mucho menos patacones, son papas de la sabana. Y le toca comérselas. Pueden venir en espiral, pero siguen siendo papas.

Sea una absoluta huraña cuando se trata de la familia de su novio. En primer lugar son la familia de su novio y no la suya, entonces sea prudente con lo que dice y lo que deja de decir. En presencia de ellos sea un “ábaco calculador” por no decir una perra fría y desalmada. A lo que me refiero es que no hay nada peor que digan algo de la familia de uno, del tío gozón, de la tía gorda, del primo negociante, de la abuela sorda, del hermano desadaptado. La familia no se toca, ni la suya ni la de él. Entonces no abra la boca a menos que su suegra le haya escupido en la cara luego de azotarle la cabeza contra la baldosa de la cocina. Sea política y sonriente. Hay que aprender a lidiar con la familia del otro, hay que saber quererlos y manejarlos. Pero, sobretodo, hay que saber trazar límites, nunca deje que falten al respeto en su casa y nunca opine acerca de la de ellos. Nunca. Si siente molestias háblelo con su amigo de confianza, jamás con una de las papas, así sean chip, espiral, fosforito o postiza. Las papas a su olla, tu a la tuya.

10. El amor es ciego y tiene la nariz tapada. Pero no es bruto.

No se convenza de realidades alternativas. No invente historias en su cabeza y no justifique los errores de su pareja diciendo que el amor todo lo puede.

Si el amor todo lo puedo quiero explicaciones en barras de estadística y gráficos de por qué la gente se separa cada vez más y por qué cada vez se casan menos. A verlos. ¡Nah! No los veo.

No se arme historias que justifiquen al otro. Si su pareja la embarra dígaselo y si usted la embarra pida perdón.

Y, por favor, si la cagó no llore. Llorar la devuelve también en la línea de la evolución, la retrocede a la protoameba y nos hace quedar mal a todas.

El aprendizaje de las artes de la convivencia puede durar años. Yo llevo pocos pero entiendo que sin sentido del humor, su relación no tiene sentido. Ríase más y llore menos.

Hasta ahora les he mostrado 10 cosas de una relación de pareja. Poco a poco iremos desglosando muchas más, más consejos, más realidades y más formas de tener una relación duradera. ¡Y real!

¡Hasta la próxima amigas!
 
¿Comentarios, dudas, propuestas, regaños? Escríbanos

  Y ahora estamos twittiando. Así que nos pueden buscar para saber qué estamos pensando: http://twitter.com/susanayelvira

Videos Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.