Yuri, ¿qué te pasa?

Yuri, ¿qué te pasa?

Por: Elvira
www.susanayelvira.com
 
Regresando a Bogotá después de decidir salir en el peor puente del año (San Pedro, me debes horas de mi vida), en el punto en que uno no quiere pensar ni mucho menos dárselas de DJ, puse el iPod en shuffle y dejar de tratar de complacer a los pasajeros y sus diversos gustos musicales.
 
De repente, empieza a sonar una canción muy movida, muy alegrona, muy recochera. Era El Apagón, de Yuri (si, tengo todos los grandes éxitos en mi iPod), una melodía bastante conocida. Nunca le había parado muchas bolas, cuando empiezo a ponerle atención a las cosas tan curiosas que pasan AY! (gritico Yuriesco), en un apagón según Yuri.
 
Muchas cosas pueden pasar en un apagón, y pues de acuerdo con el tono alegrón de la canción, creeríamos que Yuri cantaría sobre una nueva pasión que se despierta en la oscuridad entre dos amantes, o las travesurillas que se le ocurre a una pareja cuando no hay luz, o un juego picantico de escondidas a oscuras. Pero no, en el apagón Ay!, pasan cosas mucho más chéveres para Yuri: el papá la viola en un callejón.
 
Para que vean que no los estoy hablando popis, vamos a analizar este bello tema. Entonces, así empieza:
 
Iba sola por la calle/ Cuando vino de pronto un apagón/ Vale más que yo me calle/ La aventura que a mi me sucedió.
 
Acá estoy de acuerdo con Yuri, que vale más que se calle y no le cuente al mundo su “aventura” (de la forma como lo hace) que además poco tiene de aventura. O si va a contar su anécdota, no la haga sonar como Sopa de Caracol.
 
Seguimos...
 
Me tomaron por el talle/ Me llevaron al cubo de un Zaguán/ Y en aquella oscura calle/ Ay, que me sucedió.
 
Y el coro:
 
Con el apagón... qué cosas suceden/ Qué cosas suceden... con el apagón/ Con el apagón... qué cosas suceden/ Qué cosas suceden... con el apagón
 
Continúa la aventura de Yuri:
 
Me quede muy quietecita en aquella terrible oscuridad/ Y una mano ay! Ligerita/ Me palpo con confianza y libertad/ Si el peligro estaba arriba/ Acá abajo la cosa andaba peor/ Fue tan fuerte la ofensiva/ ¡Ay!...... Qué me sucedió
 
Acá ya está clarísimo que un tipo la arrinconó y la manoseó “familiarmente”. ¿Y qué le sucedió? Pues que la violaron. Pero todavía falta lo mejor. Esperen tantico, porque para Yuri no es suficiente que a uno lo viole un tipo en un callejón en un apagón.
 
Y sin ver al enemigo en aquella terrible oscuridad/ Me quitaron el abrigo el sombrero /y ....... ¡que barbaridad!/ Yo pensaba en el castigo/ Que a aquel fresco/ Enseguida le iba a dar/ Cuando encendieron las luces/ ¡Ay!...... era mi papá.
 
¿“Ay, era mi papá”? ¿WHAT THE FUCK YURI???? ¡No jodás! El papá la viola en un  callejón en la mitad de la noche, y a esta señora sólo se le ocurre escribir una canción para que la gente baile encima de las mesas, grite, cante el coro al unísono, brinde, y haga coreografías. ¿Qué te pasa Yuri? En serio, en tus propias palabras, ¿qué te pasa?
 
Ahora que estoy conciente de la letra/ moraleja/ historia de esta canción, estoy convencida de que Josef Fritzl, "el monstruo de Austria" merece una rebaja en su pena, porque seguramente es fan de Yuri y fue influenciado por esta incestuosa canción; y la que merece la pena capital es esta rubia diva mexicana...
 

Y para que oigan el ritmo recochero de El apagón, acá les dejo una interpretación en vivo.

 
 
No se olviden de seguirnos en Twitterescribirnos cualquier barrabasada que quieran.

Videos Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.