Tortellini de queso ricotta y espinaca

Foto: Semana Cocina

Tortellini de queso ricotta y espinaca

Este queso, de apariencia muy blanca y consistencia suave, se madura durante 24 horas y puede conservarse refrigerado por una semana. Hacerla en casa es un placer y el sabor no tiene nada que ver con los paquetes empacados al vacío que se compran en el supermercado.

Preparación
1. Lava bien las espinacas y quítele los tallos.

2. Hiérvelas durante 15 minutos con un poquito de sal.

3. Cuélalas, déjalas enfriar, exprímelas, pícalas finamente y mezcla con los demás ingredientes para formar el relleno.

4. Aparte haz la masa.

5. Coloca la harina encima de la mesa, abre un hueco en la mitad y vierta los 3 huevos y sal.

6. Amasa durante 8 minutos.

7. Mezcla los ingredientes durante 10 minutos, hasta que la masa quede suave y húmeda.

8. Divide la masa en pedazos que quepan en la palma de la mano.

9. Extiende con el rodillo hasta dejarlos del tamaño de un cuaderno grande y del espesor que desees.

10. Corta cuadros de 4 x 4 cm.

11. Encima coloca bolitas de relleno y presiona la masa alrededor. Si en ese momento la masa no está húmeda, salpica agua con el dedo.

12. Dobla la masa formando un triángulo y presiona los bordes para sellarlo.

13. Dobla de nuevo pasando la cúspide del triángulo por encima de relleno, une los extremos hacia atrás y dobla la puntita hacia delante, formando los tortellini.

14. Viértelos en agua hirviendo con sal, no más de 5 minutos. Sírvelos y úntales mantequilla derretida, salvia y queso parmesano.


Tips del chef

· La salsa perfecta para este plato se prepara con mantequilla, salvia, nuez moscada, queso parmesano, sal y pimienta.
· Trabaja rápido la masa de la pasta, si se seca es imposible continuar con la elaboración de los tortellini.
· El relleno debe quedar seco para que no moje la pasta.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.