Editorial: Ser o no ser mamá... ¡esa NO es la cuestión!

Imagen: Instagram @brwnpaperbag & @MonicaGarwood

Editorial: Ser o no ser mamá... ¡esa NO es la cuestión!

¿Qué es lo que nos pasa con el tema de tener hijos? Mal si tenemos y mal si no. Mejor celebremos el Día de la Madre rompiendo con los estereoripos que nos auto-imponemos por cuenta de la maternidad.

Por María José Marroquín, Editora Fucsia.co

Hace poco estuve en el primer cumpleaños de la hija de una de mis más queridas amigas. Fui con todo el gusto y la alegría de poder acompañar a mi amiga en la celebración de su maternidad y por supuesto a la chiquita por la felicidad de tenerla entre nosotros.

El evento, como era de esperarse, estaba lleno de niños y sus respectivos papás, situación que no me puede incomodar menos a pesar de no tener hijos pues ésta empieza a ser la normalidad entre las personas de cierta edad.

--- Lee Las Cosas que Aprendemos al Llegar a los 30---

Sin embargo, no es la primera vez que noto un cierto aire de condescendencia para aquellas que no nos hemos embarcado en esa aventura. Es como si sintieran pesar por las no-mamás y hubiera una intención de reconfortarnos  con su mirada en un intento de decirnos “tranquila, ya te tocará a ti”.

De hecho, una de las invitadas me vio mirando a los niños jugar en la arenera. Me debía estar riendo o algo pues se acercó a preguntarme:

-“¿Te antojaste?”.

Asumiendo la pregunta como cualquier otra, respondí con la misma sinceridad que si me hubieran preguntado si quería una gaseosa:

-”No. No realmente”.

Me miró con ojos muy abiertos, como si la hubiera ofendido de alguna manera:

-“¿Y es que tu no quieres tener hijos, o qué?”

A lo que contesté, ya sabiendo que tenía el marcador en contra: 

- “ En este momento no es una prioridad, no”.

Pude notar su incomodidad y sobra decir que fue el fin de la conversación.

Cada vez que esto pasa me pregunto:

¿No se les ha ocurrido que tener hijos no es necesariamente LA opción universal?

No me malinterpreten y dejen de leer ya mismo si creen que ésta será un apología de la no-maternidad. No voy a hacer una lista de las cosas positivas de no tener hijos y de cómo “vivo mi vida plenamente sin nadie que me amarre, bla bla bla...”.

No.  Cada cual con lo suyo, a cada quien sus decisiones y sus prioridades.

Conozco muchas mujeres que tienen decidido desde muy jóvenes que no quieren ser mamás y celebro esto, pues es una decisión tan valiente como aquella de tener un hijo. También conozco muchas otras que han querido ser mamás desde que tienen uso de razón y eso también está perfecto, maravilloso que puedan cumplir su sueño.

--- Lee Testimonios de mamás que odian ser mamás, una polémica realidad ---

Esta es simplemente una reflexión acerca de cómo las mujeres continuamos juzgandonos porque sí y porque no. Porque tus decisiones de vida no son como las mías y porque creemos que perdemos punto de encuentro entre nosotras por no asumirnos y proyectarnos  de la misma manera. Tristemente, en algún punto de la vida, la maternidad empieza a ser ese punto de discordia.

¿Qué tanto estamos construyendo como género en la sociedad si ni nosotras mismas podemos entender y celebrar nuestra diferencia?

Así que por favor bajémosle a esas miraditas de pesar cuando alzamos a un niño ajeno y lo miramos con ternura. No estamos añorando en lo más interno de nuestro ser tener uno igual para nosotras. Hay mujeres para las que la realización personal en la vida está lejos de pasar por un hijo o por el rol de mamá y eso no significa que no disfrute de esta experiencia para sus congéneres.

Igual para el otro lado, evitemos por favor esa mirada de “¡pobrecita!” cuando vemos a una mamá corriendo y tratando de calmar a su niño en pleno ataque de llanto. Por mucha guerra que le de un niño a su mamá y por mucho que nos parezca que no es para nosotras, su  rol merece mucho respeto.

--- Lee 21 señales de que definitivamente no estás preparad@ para tener hijos ---

Aprovechemos mejor este día de la madre para celebrar ese gran regalo que nos dieron la naturaleza y el universo de poder llevar vida en nuestro interior, al tiempo que celebramos haber llegado a una época en la que (mal que bien) tenemos poder de decisión para ejercer o no ese regalo.

Celebrémoslo como mujeres, ante todo. Mujeres que entendemos el poder de nuestro cuerpo, de nuestro rol en la sociedad y la importancia de poder decidir sobre ellos por nosotras mismas. Mujeres que estamos dispuestas a aportar y educar hacia un mejor futuro impactando en los que nos rodean, biología involucrada o no.

Celebrémonos en todas nuestras facetas, porque ser o no ser mamá… NO es la cuestión.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.