El nuevo diccionario sexual

Fotos: iStock

El nuevo diccionario sexual

¿Usted se definiría como heteroflexible, omnisexual, skoliosexual o quizá pomosexual? Estas son algunas de las clasificaciones para quienes sienten que categorías como heterosexual, homosexual y bisexual se quedaron cortas para definir su tipo de atracción.

Soy una persona muy abierta… soy pansexual”. Al describirse de esa manera, Miley Cyrus se aseguró nuevamente un titular en los medios. “Mi estilo cambia cada dos semanas, así que la gente con la que salgo también”. De hecho los tabloides siguieron con igual voracidad su romance con el hijo de Terminator, Patrick Schwarzenegger, así como el que tuvo con la modelo Stella Maxwell. La misma que le habría roto el corazón a la cantante pues se rumoró que tuvo un affaire con Lily-Rose, la hija de Johnny Depp, que además de actriz se convirtió en musa de Chanel. Esta última, de 17 años, se ha denominado sexualmente fluida: “Uno no tiene que ponerle un rótulo a su sexualidad. Muchos jóvenes estos días no lo hacen y creo que eso es cool. Si a ti te gusta alguien un día, está bien. Y si al día siguiente te gusta alguien más, también. Nada está escrito sobre piedra”. Por su parte, Kristen Stewart es otra celebridad que le huye a las categorías. ¿Quién ha sido más importante en su vida? ¿Su amor de película, Robert Pattinson, o su exasistente Alicia Cargile con quien le habrían sonado campanas de boda? “Nadie tiene por qué saber de inmediato cómo definirse. En una época sentía que era mi responsabilidad tener alguna respuesta. Pero nada me parecía apropiado. Así que decidí no hacerlo”.

Antes lo más osado era que alguien se manifestara bisexual y basta recordar el revuelo que en la década pasada causó Angelina Jolie cuando se reconoció como tal. Hoy parece muy propio de los millennials esa actitud de sacarle el cuerpo a las etiquetas en su afán de quitarse el lastre del género: más bien se estila enamorarse de “seres humanos”. Lo paradójico es que al mismo tiempo pulula el vocabulario referente a los gustos, tan variados que la intención es tal vez no dejar a nadie por fuera, que todos se sientan parte de alguna comunidad. “Actualmente, nuestra sociedad, un tanto más osada, ya que no más liberal, ha requerido darle nombres a las diversas formas o combinaciones en las que las personas escogen a su pareja sexual”, expresó a FUCSIA el psicoterapeuta José Ricardo Bateman. “Es una lista interminable. Y no es que todo sea una novedad... es que ahora se habla de ello”.

El espectro es mucho más amplio que los 8 niveles que a finales de los años 1940 presentó Alfred Kinsey y que iban de “exclusivamente heterosexual”, pasando por “predominantemente heterosexual, aunque con contactos homosexuales más que esporádicos”, hasta llegar al “homosexual”. A la escala agregó a los asexuales. Por eso Bateman concluye que “en el individuo humano es tal la variabilidad en sus preferencias y comportamientos sexuales que casi para cada uno habría un término que lo describiera”.

En orden alfabético

Autosexual: Es una persona sexualmente atraída por sí misma.

Demisexual: Se refiere a alguien que solo consigue sentir atracción sexual después de que exista un vínculo emocional.

Graysexual: En español se usa la expresión “gris-asexual” para explicar la forma de sentir de quien fluye entre la asexualidad y la sexualidad.

Heteroflexible: Quien está abierto a experimentar relaciones del mismo sexo. En la actualidad se habla de los “flexiamorosos”.

Litromántico: Que siente atracción romántica hacia alguien, pero que no desea que sus sentimientos sean correspondidos, y quizá no quiera entrar en una relación pues puede disfrutar con un amor platónico.

Omnisexual: El que no le ponga ningún “pero” relativo al género a sus relaciones pertenece a este grupo.

Pansexual: Es el individuo al que puede gustarle cualquier ser humano, dejando de lado la sexualidad de este, y poniendo su interés en su forma de ser, sus sentimientos y comportamientos.

Polisexual: Deseo por personas de distintos géneros, aunque no todos.

Pomosexual: Abreviatura de “sexualidad posmoderna”. Curiosamente el término abarca a quienes no desean que sus inclinaciones sean definidas por etiquetas o categorías preexistentes.

Sapiosexual: La inteligencia es su factor de seducción. Su deseo se activa ante estímulos novedosos.

Skoliosexual: Aquel que muestra atracción afectiva, romántica o sexual hacia individuos con identidades no binarias (como intersexuales, transexuales, etc.).

Spectrasexual: Similar a polisexual, pues se refiere al gusto por un amplia gama de personas en el espectro del género.

Supersexual: Quien tiene un fuertedeseo y se interesa en expresarse sexualmente en diferentes formas. El género es menos importante que la oportunidad.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.