A
A
Lina Moreno

Lina Moreno llamó la atención por su sobriedad, su desapego del poder y su franqueza.

Lina Moreno

Llamó la atención por su sobriedad, su desapego del poder y su franqueza.

Por primera vez en la historia de Colombia una primera dama se pronuncia a favor de despenalizar el aborto. Filósofa de formación, a Lina no la deslumbra el poder, no cree en éste como un instrumento para dominar, sino que cree firmemente en la libertad. El título de Primera Dama no le gusta por limitante y excluyente, y prefirió verse como una ciudadana con los compromisos y responsabilidades que conlleva ser madre, y esposa de presidente. Nacida en Medellín en 1955, se graduó de Filosofía y Letras e hizo estudios de Antropología y Literatura.

Presidió la Consejería Presidencial de Programas Especiales, creada en el 2003 para el logro de las metas sociales del Plan de Desarrollo. Apoyó programas como El Valor de la Palabra, dedicado a fortalecer el nivel de la lectura entre los estudiantes de cuarto y quinto grado; el de Marca País, que ha contribuido a cambiar la percepción de Colombia internacionalmente por sus valores culturales, destinos turísticos, café y personajes como Shakira y Juanes, y no solamente como sinónimo de droga y violencia. Se ha involucrado en temas de salud sexual y reproductiva, como el embarazo entre adolescentes, un problema que no se había enfrentado con eficacia y que se ha convertido en un tema de salud pública. Lina Moreno de Uribe vuelve a ser Lina Moreno a secas. Deja un legado importante para la nación y ocupa un lugar en la historia, como una mujer que trabajó hasta el cansancio por su país discreta y eficientemente.