A
A
Chanel Nº 5

Chanel Nº 5 fue creado en 1921 y marcó la pauta para que las casas de moda elaboraran sus propios perfumes.

Chanel Nº 5

Esta legendaria fragancia se reinventa para convertirse en un perfume abstracto, muy acorde con la mujer de hoy.

¿Un hombre, la imagen de un perfume de mujer? Es ciertamente algo inédito. Brad Pitt se convirtió este año en la nueva imagen del Chanel Nº 5, rompiendo los códigos establecidos en el mapa de ruta que trazó en su momento Coco Chanel. Ella, con su manera de vivir, su creatividad y su audacia, creó un estilo que hoy se conserva intacto y que forma parte del código de valores de la casa. 


Pitt, por su parte, es una figura emblemática gracias a su personalidad y a su carrera como artista y productor, un ícono del cine que bien puede representar a otro ícono, el Chanel Nº 5, creado en 1921, cuando por primera vez una casa de moda elaboró un perfume en una época en la que perfumistas y costureros trabajaban cada uno por su lado. Mademoiselle quería una fragancia para las mujeres que oliera a mujer. 

Así, la más vendida del mundo se transforma, esta vez de la mano (y la nariz) de Jacques Polge, en una sinfonía olfativa. Alrededor de las notas del Ylang Ylang, el jazmín de Grasse y la rosa de Mayo, unidas a los aldehídos, se creó una perfecta armonía olfativa. Joe Whright, el director de la nueva campaña publicitaria, destaca el extraordinario encuentro entre un actor como Brad Pitt, bendecido con los atributos legendarios de talento, fama y apariencia, virtudes compartidas por el perfume.

Una apuesta riesgosa esta de asociar la fragancia a un galán de Hollywood, pues no es una fórmula garantizada mostrar un perfume a través de los ojos de un hombre. En el comercial se establece una relación inquietante y ambigua entre el actor y el lente. Es el recuerdo de una historia de amor, la evocación nostálgica de sueños y fantasías que solo al final revelan su objeto de deseo: el Chanel Nº 5, la fragancia de la mujer eterna.