A
A
La tarea de borrar las cicatrices

La tarea de borrar las cicatrices

Estas señales denotan que hay un proceso reparativo y pueden ser curadas con tratamientos tópicos o procedimientos dermatológicos.

Gran parte de las personas que acuden a la consulta dermatológica buscan borrar las cicatrices producidas por el acné, como lo confirma el doctor Campo Elías Páez: “Las del acné son las más comunes, como son frecuentes las de varicela, herpes o traumas mínimos como escoriaciones, cortadas o picaduras, y las resultantes de procedimientos quirúrgicos. La cicatriz es el final de un proceso de reparación a raíz de un daño, traumatismo o enfermedad, daño que depende de la profundidad de la lesión, si está en la epidermis, la dermis, la hipodermis o en el tejido celular subcutáneo. A su vez, el tamaño y la forma de las cicatrices dependen de si han sido causadas por una enfermedad o por un agente físico o químico”.


Según lo explica Páez, pueden ser finas o gruesas, atróficas o hipertróficas (queloides). Su color cambia con el tiempo, inicialmente son rojizas, después toman un tono blanquecino y algunas se tornan oscuras. A veces producen rasquiña, y cuanto más tiempo se demore en tratarlas, los resultados serán menos satisfactorios.

Aunque la intervención de las cicatrices con láseres como el C02 fraccionado, uno de los métodos más eficaces que se conocen, es empleado con frecuencia por los especialistas, antes de iniciarlo se debe tratar el área afectada con aclarantes, estimulantes de colágeno o hidratantes. Algunas veces es necesario practicar infiltraciones con triamcinolona o aplicar microdermoabrasiones en el área de la cicatriz. 

Medicina ayurveda
Las hierbas pueden ser un tratamiento natural contra las cicatrices de acné. Según la medicina india tradicional, Ayurveda, hierbas como la albahaca, la cúrcuma o la menta, entre otras que se pueden usar en mascarillas, son restauradoras gracias a sus propiedades antibacteriales, antiinflamatorias y regeneradoras, las cuales pueden ayudar a reducir las cicatrices y evitar los episodios recurrentes de acné.

Cómo enfrentar el acné

Cuando está aflorando
Aplíquese un medicamento de efecto rápido (recetado por su dermatólogo). Si usted sufre de acné, requiere medicación en cierto grado, bien sea con antibióticos, tretinoína u otro que ayude a regular las hormonas y controlar la piel.

No sobrecargue su piel con productos demasiado fuertes o que resequen. Cíñase a ingredientes ampliamente reconocidos y eficaces como los retinoides, el peróxido de benzoílo, el ácido salicílico o el sulfuro, a menos de que su dermatólogo le aconseje uno distinto.

Evite limpiar o exfoliar su piel demasiado. Esto puede hacer que se mermen los aceites naturales de la piel, de modo que esta se deshidrata y se favorece la aparición de más acné.

Cuando los granos aparecen
No se los espiche, reviente ni toque. La presión ejercida al hacerlo puede hacer que la infección se enquiste piel adentro y se extienda al resto del área, lo cual causa mayor inflamación y daño.

Use un protector solar no aceitoso y antiacné, especialmente si su piel es oscura, porque un punto inflamado que se expone al sol puede mancharse o dejar cicatriz.

Cuando empieza a disminuir el tamaño e intensidad de los granos
Si se forma costra, deje que se caiga por sí sola. Tratar de sacársela a la fuerza puede producir sobre la piel un punto decolorado.

Aplíquese una crema o loción iluminadora. Los productos tópicos que aclaran o iluminan la piel pueden reducir una mancha oscura, especialmente si usted es propensa a la decoloración postacné.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

×