A
A
Evocaciones íntimas

.

Evocaciones íntimas

La elegancia comienza por el interior. Cuídate de caer en la ordinariez, cuando en realidad buscas sensualidad. En la ropa interior no aplica aquello de que menos es más. Recuerda siempre que sexy y vulgar son opuestos. La mejor muestra de ello es el sutil erotismo que emanaban los años 50.

La elegancia comienza por el interior. Cuídese de caer en la ordinariez, cuando en realidad busca sensualidad. En la ropa interior no aplica aquello de que menos es más. Recuerde siempre que sexy y vulgar son opuestos. La mejor muestra de ello es el sutil erotismo que emanaban los años 50.