A
A
“Somos parte de la revolución de la moda actual

“Somos parte de la revolución de la moda actual" François Girbaud

El dénim limpio es un modelo de fabricación que enorgullece a la firma francesa de jeans Marithé+François Girbaud. FUCSIA habló en exclusiva con François Girbaud.

La homogeneización por la que atraviesa la sociedad de consumo actual ha generado que las dinámicas de compra de cualquier nivel socioeconómico se puedan determinar por la adquisición de artículos que van desde un jean hasta un teléfono móvil. Así como un teléfono celular requiere de recursos naturales, como el coltán, para su producción, ensamble y traslado a una tienda para su venta, el costo en términos ambientales de la producción de un jean también es muy alto.

Lo anterior porque en este proceso se debe tener en cuenta la planta de algodón, que necesita agua para su cultivo, la fibra que necesita ser teñida con índigo, para lo cual es necesaria también el agua, y finalmente el proceso de desgastado, en el cual se involucran una vez más agua y sustancias contaminantes que pueden causar graves enfermedades a los operarios que las manipulan. La reconocida marca francesa Marithé+François Girbaud ha sido pionera en tomar medidas para aminorar el impacto de su producción en el medio ambiente con el desarrollo de tecnologías de lavado amigables que optimizan el uso del agua.

La limpieza del dénim

Desde París, el diseñador francés François Girbaud le explicó a FUCSIA los niveles a los que se ha llegado con la implementación de la nueva tecnología láser en su producción. “Después del caso de la planta de Fukushima, la comunidad internacional se alarmó ante el pánico de una crisis nuclear, por eso mismo es una responsabilidad de las nuevas generaciones comenzar a emplear nuevas técnicas que no acaben con el planeta, pues estaríamos locos si continuamos contribuyendo a su destrucción”.

Girbaud y la empresa española Jeanología, especializada en maquinaria de tecnología GFK Láser y G2, crearon una revolucionaria alternativa para procesar el jean a nivel industrial, como resultado de más de diez años de investigación y trabajo en equipo. El WattWash + Ozzone es un proceso con la última tecnología láser que reemplaza y optimiza los métodos tradicionales de la industria (como el permanganato, los químicos y otras manualidades) para conseguir el acabado vintage en los jeans. Además lo complementa la nueva tecnología G2, una máquina de lavado ecológico que funciona solo con oxígeno activo y ozono, mediante la cual se obtienen prendas con acabado vintage sin consumir agua y sin productos químicos.

Cuarenta años después de haber revolucionado la manera como se fabrican los jeans, Girbaud marcó la pauta una vez más al producirlos ahorrando el 97,5% de agua, productos químicos y energía. Hoy en día se producen seis billones de jeans al año en todo el mundo, pero solo el 15% es hecho con nuevas tecnologías: “Mientras que otras compañías que fabrican jeans no salvan el agua, nosotros sí lo estamos haciendo, y así evitamos que el mismo sistema nos termine matando. A la industria de la moda en general no le interesa cuidar el medio ambiente, a nadie le interesa, pero debo decir que yo todavía me emociono con iniciativas como la nuestra, de cuidar el lugar donde vivimos”, anotó el señor Girbaud.
 
Los “vaqueros” dejaron de ser una prenda segmentada para convertirse en una pieza universal, sinónimo de comodidad y con sentido de moda, que se ha labrado poco a poco un lugar predilecto en la industria textil, de allí que François Girbaud considere que todavía le queda mucha tela por cortar en su negocio: “El futuro está en mejorar las técnicas y las tecnologías, ahorrar recursos y formar parte de la evolución de la moda”, señaló el diseñador francés que hace cuarenta años convirtió, junto a su compañera Marithé, una idea en una de las firmas productoras de dénim más importantes del globo. =