10 cosas para las que nunca se es demasiado mayor

10 cosas para las que nunca se es demasiado mayor

Digan lo que digan, la edad está en la cabeza y hay cosas que seguimos disfrutando y que nos hacen sentir como la primera vez. ¿Alguna suena familiar?

Aceptémoslo. A veces, aunque el mundo se empeñe en decirnos lo contrario, nos sentimos como niños de nuevo y nada se siente mejor en la vida.

A medida que vamos creciendo parece que nos restringieramos de cosas elementales que nos hicieron y nos siguen hacendo felices sin motivo alguno. La edad está en la cabeza y hay cosas que a pesar de los años no siguen haciendo sentir que la vida vale la pena. Esta pequeña lista es tan solo una muestra de las cosas que siempre nos harán ser felices.

1- Soñar con ir o volver a Disney

El lugar donde la magia no termina es un sueño de la vida y no solo para los pequeños. A veces, tenemos todo el derecho de querer vivir un cuento de hadas y nunca se es muy mayor para hacerlo realidad. 

2- Invadir la cama de tus papás (con ellos dentro, preferiblemente)

Nada nos hace sentir más a gusto, más protegidos y más certeros de que todo estará bien que un buen"arrunche" en la cama de los papás. Ver una serie con ellos o simplemente compartir un rato juntos es algo que nunca, pero nunca dejará de revitalizarnos el corazón. 

3- Una pijamada entre amigas

¿Que más se le puede pedir a la vida? Puede que las cosas cambien con los años y de los juegos infantiles se pase a los chicos y luego tal vez a los hijos. Lo que indudablemente no cambiará nunca es la alegría y agradecimiento que viene con poder compartir con las amigas más cercanas tiempo de calidad. ¡Que nunca terminen estos encuentros maravillosos!

4- Cambiar Radicalmente de Look

No le tengas miedo al cambio. Aunque te digan y te repitan que ya estás muy grande para "hacer locuras" un cambio de look puede ser el comienzo de una nueva aventura contigo misma y de disfrutar las infinitas posibilidades de disfrutarnos como mujeres.

5- Ver la película que marcó tu infancia

Te puedes saber lo diálogos de memoria y saber exactamente en qué minuto aparece tu personaje favorito, pero nunca dejarás de amar y querer ver al menos un rato, esa película que te transporta a recuerdos felices

6- Sentir mariposas en el estómago

Inevitable y absolutamente fantástico. Nunca se es muy mayor o demasiado maduro o experimentado para no permitirse una de las sensaciones que hacen que la vida valga la pena.

7- Dejar ir lo que nunca creímos que podríamos

 Un amor, un dolor, un rencor o un mal recuerdo. Nada se siente igual que romper con algo que nos ate a sentimientos negativos o que nos estanca impidiéndonos ser la mejor persona que podemo ser. Dile adiós a las ataduras, nunca pero nunca es demasiado tarde ni se es muy viejo para quitarse un peso de encima.

8- Pedir Perdón

No importa si han pasado años desde que tienes esa espina atravesada. No importa si las personas a las que hicimos sentir mal con nuestros actos o palabras lo han superado y nos han perdonado. No importa si crees que no vale la pena y que a estas alturas de la vida no debes dar explicaciones. Pedir perdón y admitir que no somos perfectos es un acto que no conoce tiempo ni espacio.

9- Aprender algo nuevo

Si siempre quisiste aprender a tocar guitarra, a montar a caballo o a cocinar, no existe un mejor momento para hacerlo que ahora. ¿Quién dice que se te pasó la hora? Cuando dejamos de aprender dejamos de vivir y nadie decide eso sino nosotros mismos así que... ¿qué estás esperando?

10- Empezar a amarte por encima de todas las cosas

Sin arrogancia y sin soberbia, aprender a amarse a uno mismo significa liberarse de muchas ataduras y del odioso "qué dirán" que a veces tanto nos condiciona. Amate, nada en el mundo se te verá tan enormemente recompensado.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.