Cuando los hombres no soportan a una mujer como jefa

Foto: Ingimage

Cuando los hombres no soportan a una mujer como jefa

Tres estudios lograron demostrar lo amenazados que se sienten los hombres frente a mujeres con un poco más de estatus y poder en sus corporaciones, y el peso que tiene para ellos que las chicas sigan recibiendo menos dinero que ellos.

Siempre creemos que la inequidad de género es un concepto etéreo usado por la comunidad internacional cada vez que quiere llamar la atención sobre un asunto de mujeres.

La verdad es que el tema es más cercano de lo que pensamos. A medida que más y más mujeres conquistan liderazgos corporativos o cargos gerenciales, también aumenta el número de hombres que tienen a mujeres como jefas, y claro, el rechazo de algunos caballeros a que deban reportarle a ellas.

Pero si las mujeres son igual -si no más- jefes competentes, ¿por qué los hombres prefieren informar a otros hombres? Y ¿por qué las mujeres jefas enfrentan tanto sesgo negativo? Tres estudios ofrecen una respuesta interesante.

-Ganar más siempre ante una mujer-

1. Negociando el salario. Tres pequeños estudios conforman una nueva investigación que quiere explorar cómo los hombres tienden a reaccionar con mujeres en el poder. Para el primer estudio, se les dijo 76 hombres y mujeres que deberían negociar su salario con un nuevo empleador a través de mensajes en un computador.

Se les dijo a los participantes que esa negociación podría ser con un o una gerente de contratación (Sarah o David). La oferta inicial era de 28.500 dólares anuales, pero podrían optar por una contraoferta hasta cinco veces. Después de eso, los participantes completaron un ejercicio para ver cómo se sentían amenazados por David o Sarah, dependiendo de con quién negociaron.
Al final, los hombres que negociaron con Sarah se sintieron más amenazados que los hombres que negociaron con David. Para las mujeres que hicieron el experimento, el género del director de recursos humanos no se asoció con la probabilidad de sentirse amenazados o de realizar mejores contraofertas.


Foto: Ingimage


2. Repartiendo ganancias. El segundo estudio tuvo 68 participantes masculinos que imaginaban que trabajaban en un departamento de marketing de una organización y recibirían una parte de un bono de $ 10.000, que tendría que dividirse entre ellos y un colega. Esa repartición podría ser con un mujer y hombre de su mismo nivel en la corporación o un jefe de equipo femenino o un jefe de equipo masculino. El estudio arrojó que los participantes siempre indicaron diferentes razones por las que creían que una gran cantidad de esos 10,000 dólares los merecían más en comparación con su colega (mujer) asignada, sea jefa o no.

Los hombres que debían distribuir el dinero con una jefa sintieron amenazados y sólo le ofrecieron la mitad del bono, mientras que los hombres emparejados con un jefe varón generalmente no se sentían amenazados y les ofrecían una porción aún más grande de la de ellos de la bonificación.

3. ¿Ambiciosa o administrativa? El tercer estudio tenía 370 hombres y mujeres. A cada uno se le asignó un líder del equipo, y se les dijo algunas características de su jefe (hombre o mujer). Este podía ser ambicioso/a o administrativo/a. Cuando las jefas recibían las características de administrativas, los hombres las describieron como menos amenazantes e incluso dispuestos a dividir de mejor manera bonos que pudieran recibir por su trabajo.


El estudio concluye que alguna veces los hombres refuerzan la idea de que debn ganar más que las mujeres. Foto: Ingimage


El estudio dio una conclusión general terrible. "Es el género más que el estatus lo que lleva a un hombre vea en peligro su hombría y los lleve a ser más agresivos con las mujeres en su lugar de trabajo".

Las mujeres, concluye el estudio, "parece que tienen que presentarse con poca ambición para que la amenaza de los hombres no caiga sobre ellas". Una conclusión bastante vergonzosa, cuando la fuerza laboral está cada vez más empleando a mujeres, que por dedicación y esfuerzo suben en la escala corporativa.

Si en un futuro más mujeres serán líderes de equipo, ¿debemos pensar que los hombres no superarán la amaneza a su virilidad?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.