21 Señales de que definitivamente no estás list@ para tener hijos

21 Señales de que definitivamente no estás list@ para tener hijos

Si el sinónimo de felicidad para ti son mañanas silenciosas en la cama y una de las luchas de tu vida es mantener tus plantas con vida, te conviene seguir leyendo.

1- Evitas en lo posible planes en los que haya niños involucrados.

2- Piensas que tus amigos que se han convertido en papás han perdido gran parte de su atractivo.

3La última película infantil que viste fue Toy Story… 1

4- Cuando cargas a un niño en tus brazos te sientes más incómoda/o que cuando tienes que llegar sol@ a una fiesta donde no conoces a nadie.

¿Sabías que hay mamás que odian ser mamás? Antes de aventurarte y sobretodo si no estás seguralee estos fuertes testimonios

5- ¿Plantas? No gracias, requieren demasiado trabajo.

6- Cuando una amiga te cuenta que está embarazada no sabes si felicitarla o decirle “¿en serio? uyyy…”

7- Cualquier persona se convierte automáticamente en un idiota cuando te dice la edad de su hijo en número de meses: “¿38 meses? Qué diablos…”

8- Has empezado a bloquear discretamente de tus redes a las personas que comparten demasiadas fotos de sus hijos. “¡Por dios! Yo también puedo caerme así y no es tan tierno!”

9- Te dan ganas de matar a la gente que te dice “tú no entiendes porque aún no eres padre” con cara de condescendencia.

10- A veces te sorprendes de poder cuidar de ti mism@. “¡Wow! Realmente no entiendo cómo lo logro…”

Si estás pensando que los hijos mejor de lejos, aquí te dejamos los castigos de mamás a sus hijo que se volvieron virales. 

11- Ver la panza de una mujer embarazada te causa más angustia que ternura. Tocarla sobre la ropa, te perturba un poco, sin ropa no es una opción.

12- Te empeñas en decirte que estás en un momento de tu vida profesional en el que no hay cabida para un niño así veas a todo el mundo a tu alrededor haciendo ambas cosas.

13- Cuando estás frente a un niño, seriamente no encuentras dos palabras para decirle y te sientes como un idiota repitiendo “hooola”.

14- Te cuesta trabajo seguir el hilo de tu pensamiento o de una conversación cuando de fondo hay sonidos de llanto o ruidos de niños.

15- Siendo positivos: amas a los hijos de tus amigos o hermanos y disfrutas jugar con ellos, pero amas aún más volver a entregarlos de vuelta a sus padres. Jamás pasa por tu cabeza un “ojalá fuera mío”.

16- Todavía llamas a tu mamá a preguntarle cómo funciona la lavadora y de paso le preguntas si puede lavarte tu camisa favorita.

17- Cuando escoges salir con alguien, su potencial de padre no es uno de los elementos que tienes en consideración.

19- Sientes que no hay una sola razón en el mundo por la cual comprometerías tus horas de sueño.

20- Cuando oyes a alguien hablando sobre lo que cuesta tener un hijo, aprietas con fuerza tu billetera y te aferras con amor a la idea de los 4 centavos que constituyen los ahorros de tu vida.

21- Definitiva y finalmente, la verdad es que tu niño interno no está listo para asumir la competencia.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.