A
A
¡No al matoneo!

Foto: Thinkstock

¡No al matoneo!

La agresión entre niños en los colegios aumentó de manera alarmante. Aprenda a identificar el ‘bullying’, conocido en Colombia como ‘matoneo’, pero sobre todo, la mejor manera de enfrentarlo.

Las noticias del Reino Unido no paran de comentar la muerte de Natasha MacBryde, una adolescente de 15 años que, desesperada por el acoso al que la tenían sometida sus compañeras de colegio, se suicidó al lanzarse debajo de un tren. ‘The Ten’ (‘Las Diez’) como se hace llamar el grupo que llevó a Natasha a quitarse la vida, se empeñó en llenar las redes sociales de Internet con videos descalificativos y cargados de odio contra ella. El último, puesto a través de la red Formspring, la llamaba prostituta y gorda.

El matoneo Web o Web bullying es una de las manifestaciones más recientes de una problemática que ha afectado a los colegios durante décadas en todo el mundo. El primero en utilizar el término fue el noruego Dan Olweus, en 1973. Este comportamiento en el que, de forma constante y consciente, se persigue o acosa a una persona haciéndola sentir mal, asustada y amenazada, es más frecuente de lo que se imagina.

Existen diversas maneras y niveles de matoneo. Una de las más comunes es la de pedir plata a cambio de algo. Se obliga al niño o adolescente a que pague para que no le peguen, para que no se inventen cosas de él o para que no le hagan bromas y burlas en público. Igualmente, grupos de niños con personalidades fuertes escogen a uno de personalidad pasiva y le hacen la vida imposible. Le ponen apodos, hacen chistes crueles, le dañan las cosas y lo agreden física y verbalmente.

Por mucho tiempo se han permitido algunas de estas conductas aludiendo al hecho de que “son cosas de muchachos”. Casos como el de Natasha demuestran que el tema no debe tomarse a la ligera. Según un estudio realizado por el departamento de Sicología de la Universidad de los Andes, de Bogotá, el acoso o matoneo puede comenzar desde los 9 años (incluso antes) y prolongarse hasta la adolescencia. Una encuesta realizada por el Dane en noviembre del año pasado, reveló que 86% de los estudiantes bogotanos han sido víctimas del maltrato escolar.

Cómo detectarlo
El niño que es víctima del matoneo no va a llegar a la casa a contarlo. El temor de que sus padres se enteren está en que probablemente irán a hablar al colegio y los agresores serán amonestados, lo que llevará a que el acoso en su contra se incremente.

Los papás deben poner atención a posibles cambios en los comportamiento de sus hijos, por sutiles que sean. Si el niño finge estar enfermo con frecuencia para evitar ir al colegio, puede ser que algo esté pasando. También, fíjese si tiene amigos en el curso, si lo invitan a la casa de otros compañeritos o con qué frecuencia lo hace él. Otra manera de darse cuenta si su hijo está siendo víctima del matoneo es revisar sus útiles escolares o pertenencias. Encontrarlas dañadas o rotas puede indicar un problema. Preste atención a sus reacciones. Por lo general, un niño que es amenazado responde llorando o alejándose de situaciones de conflicto.

A quiénes afecta
El matoneo no distingue entre géneros o clases sociales. Se da por igual entre niños y niñas, y dentro de escuelas públicas y colegios privados. Entre las niñas se presenta más en forma de violencia sicológica, mientras que en ellos predomina la física. Aunque varía en cada caso, por lo general, la víctima es insegura y con baja autoestima. Además presentan altos niveles de ansiedad, son débiles y sumisos y, con frecuencia, tímidos e introvertidos.

Por otra parte, el que intimida casi siempre es el niño al que le gusta hacer bromas pesadas, poner remoquetes ofensivos y humillar a otros. Suele ser más grande y fuerte que el resto de sus compañeros y con frecuencia también maltrata a los animales.

En los últimos años, el matoneo a niños con tendencias homosexuales ha llevado a muchos de ellos a quitarse la vida, como lo hizo Natasha. Para evitar esto, en septiembre de 2010 el columnista norteamericano Dan Savage, grabó un video con su novio Ferry Miller y lo subió a You Tube. En la grabación les hablan a los jóvenes y niños víctimas del matoneo por su condición sexual y los instan a seguir adelante, les dicen “todo se va a mejorar”. Dos meses después, se convirtió en el It Gets Better Project (Proyecto Todo se va a Mejorar). Este movimiento se convirtió en un fenómeno en todo el mundo y ya más de diez mil personas han grabado su video diciéndole a los niños que todo va a estar bien. Dentro de esos videos que han visto cerca de 40 millones de personas, está el del presidente de Estados Unidos, Barak Obama, el de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el de los actores Colin Farrell, Anne Hathaway, entre muchos otros. Pueden ser vistos en www.itgetsbetter.org.

Cómo enfrentarlo
Lo primero que recomiendan los sicólogos expertos en el tema es que los padres no deben tratar de resolver el conflicto ellos mismos. De nada sirve regañar al niño, armarle un escándalo al profesor o victimizarse ante los padres del agresor. Tampoco es buena idea sobreprotegerlo y permitirle faltar a clase.

Se trata de un tema delicado que debe ser tratado como tal. Si sospecha o sabe que su hijo está siendo matoneado, antes que nada, lo que debe hacer es hacerle saber que cuenta con su apoyo emocional y que lo que ocurre no es su culpa. Acto seguido, de forma calmada y discreta, acuda al director de grupo y cuéntele la situación; hable con el sicólogo u orientador del colegio para que trate de mediar en la situación de forma adecuada. Averigüe las políticas del colegio contra el matoneo. Está comprobado que las instituciones educativas que aplican campañas antiacoso tienen menos casos en sus aulas. Por último, recuerde que no está solo. Lea, entérese y hable con personas que han pasado por esa situación. Manejada adecuadamente, puede sortearla de forma más rápida y certera.