A
A
La falta de sol durante el embarazo aumenta el riesgo de ceguera en los bebés

Foto: Pantherstock

La falta de sol durante el embarazo aumenta el riesgo de ceguera en los bebés

Según un estudio realizado por el doctor Richard Lang, la exposición a la luz solar es esencial para el desarrollo normal de los ojos de un bebé en gestación.

Anteriormente era común que se pasara por alto la vital importancia dedesarrollo vascular en el desarrollo de los ojos de bebés y niños. Los fallos en las pequeñas venas del globo ocular son causantes deenfermedades o hasta la ceguera. El trastorno más común es la Retinopía,que puede causar la degeneración de la retina por la hipertensiónarterial, entre otras muchas molestias, cuyos tratamientos son largos ydeben estar controlados de cerca por especialistas en el tema.

"Hemos identificado una vía de luz de respuesta que controla el número de neuronas de la retina. Esto tiene efectos sobre el desarrollo de la vasculatura en el ojo y es importante porque varias enfermedades oculares son las enfermedades vasculares", afirma el director del estudio realizado por el Centro Médico Infantil del Hospital de Cincinnati y la Universidad de California, Richard Lang.

Es importante que un número suficiente de fotones entre en el cuerpo de la madre en la gestación, en el estudio se evidenciaron las varias etapas del desarrollo ocular que ocurren después del nacimiento, pero que pueden darse normalmente gracias a la activación en la étapa de gestación de la "vía de respuesta a la luz".

En caso de no haber sido expuesto lo suficiente a fotones provenientes de luz solar, todo el sistema empezará a presentar fallos, poniendo la visión de los niños en riesgo. Estos fotones de la luz "activan una proteína llamada melanopsina directamente en el feto, no en la madre, para ayudar a iniciar el desarrollo normal de los vasos sanguíneos y las neuronas de la retina en el ojo", explica el reporte.

Cuando trastornos como al Retinopía ocurre en bebés, los vasos sanguíneos de la retina crecen sin control y ejercen una presión interna durante el desarrollo del ojo, lo que a largo plazo causa ceguera parcial o total.