A
A
Nuevo método

Foto: Pantherstock.

Nuevo método "barato" para la fertilización in vitro

La reproducción asistida avanza a grandes pasos. El último descubrimiento es un sistema para la fertilización in vitro con ingredientes caseros que podrían abaratar el tratamiento para aquellas parejas que buscan tener hijos.

El crecimiento tradicional de embriones requiere el uso de costosos incubadores y purificadores que les garantizan el flujo adecuado de dióxido de carbono. Pero un grupo de investigadores en Bélgica comenzó a usar ácido cítrico y bicarbonato de soda para el mismo procedimiento y aseguran haber obtenido índices de embarazo de hasta el 30 por ciento de los que se logran con las técnicas que se emplean en el momento.

Los científicos informaron que nacieron 12 bebés tras la aplicación del sistema cuyo costo no supera los US$ 300, una décima parte del costo de los procedimientos regulares disponibles en la actualidad en clínicas de todo el mundo.

Este nuevo método consiste en detectar los embriones con la mayor probabilidad de éxito. Este anuncio ocurre dos semanas después de que el gobierno británico decidiera apoyar la fertilización a partir del ADN de tres adultos en una lucha contra las devastadoras enfermedades mitocondriales.

El bebé Conjor Levy nació el pasado mes de mayo con una técnica desarrollada en la Universidad de Oxford, Inglaterra, que permite escoger el embrión "bueno" para inseminar.

Este método aprovecha los grandes avances de la secuencia del genoma humano, pues en cuestión de 24 horas se puede asegurar el número correcto de cromosomas que tiene el embrión.

"Lo que hace nuestra técnica es ofrecer el número de cromosomas y otra información biológica sobre el embrión a un bajo costo, probablemente dos tercios más baratos que los métodos que se usan en la actualidad", le dijo a BBC Dagan Wells, de la Universidad de Oxford.

Si bien los expertos recomiendan hacer más pruebas para confirmar su efectividad, hazañas como esta ofrecen pistas de cómo será la fecundación in vitro (FIV) en el futuro. Al respecto, expertos en fertilidad se reunieron en Londres para discutir los últimos avances en reproducción asistida.

¿El niño perfecto?

"La FIV es mejor cuando actúa como un tratamiento de fertilidad que intenta imitar a la naturaleza", opina Josephine Quintavalle, fundadora de Comment on Reproductive Ethics, grupo que se centra en los dilemas éticos que rodean las nuevas técnicas de reproducción asistida.

"Esto significa una estimulación mínima, sin usar grandes dosis de fármacos y utilizando óvulos buenos, pero no múltiples, de cada ciclo de la mujer como lo hacen en los países escandinavos". Quintavalle considera que "debemos regresar al concepto original de FIV y no intentar distorsionar la naturaleza".

"Las publicaciones científicas están analizando seriamente las repercusiones físicas de la utilización de algunos medicamentos. Ellos han evaluado la salud de los retoños concebidos de forma natural y la de los gemelos concebidos por FIV, y la naturaleza ha ganado".

Para esta experta, la fertilización a partir de tres adultos para prevenir enfermedades heredadas del ADN de la madre es "altamente experimental y una forma distorsionada del proceso natural".

"Se sacrifica un embrión sano para hacer un niño sano, y necesitaríamos hacerle un seguimiento a estos niños durante su etapa reproductiva para ver las consecuencias de esta técnica que puede salvar diez vidas al año, pero, ¿cuántos embriones son destruidos en el proceso?"

"No curas una enfermedad eliminando a alguien. Existe una gran preocupación internacional sobre la postura británica porque se trata de la modificación genética de un ser humano". Quintavalle explica que con la FIV la gente tiene "la idea de que está comprando algo, un producto. Escoger el sexo de tu hijo es algo que pasará inevitablemente. Muy pronto pasarán a crear el niño perfecto".

Excelentes probabilidades

"La FIV es una intervención médica muy exitosa, pero es relativamente ineficiente. Dos tercios de los ciclos de FIV no resultan en un bebé", explica el doctor Dagan Wells, experto en genética reproductiva de la Universidad de Oxford.



"Ahora sabemos que tener el número correcto de cromosomas es el factor más importante para que una transferencia de embriones sea exitosa", señala.

El especialista afirma que en su laboratorio utilizan tecnología para secuenciar el genoma y "contar los cromosomas de los embriones. Con esto esperamos que sea más rentable que los métodos actuales".

"Pruebas genéticas, como esta de preimplantación, han estado disponibles desde 1993 y una nueva generación de tecnologías parece estar funcionando. De hecho, los ensayos muestran que hay una ventaja significativa al examinar los cromosomas antes de implantar el embrión", comenta.

Wells también dice que si se puede transferir un solo embrión que ha pasado por un estudio de cromosomas, "podemos reducir el riesgo de anormalidades en niños y el número de ciclos de FIV necesarios".

Sin embargo, aun cuando el "embrión perfecto" se transfiere a la mujer, esto no garantiza un bebé: "Sólo hay un 75 por ciento de éxito. Estamos intentando averiguar qué otros factores juegan un papel", afirma el experto.

Wells continúa diciendo que espera que “en un año o dos la investigación conduzca a pruebas que guiarán a los embriones que tienen una excelente oportunidad de éxito. Para mí esto no plantea problemas éticos porque estas pruebas no se utilizan para seleccionar un rasgo o una característica, sencillamente se les examina la capacidad que tienen de estar vivos".

Wells explica que actualmente hay un millón de embriones guardados en neveras de todo el mundo, "pero menos de la mitad de ellos tienen alguna posibilidad de hacer un bebé".

Creación de esperma


"En los próximos diez años creo que podremos producir esperma", señala Allan Pacey, experto en andrología de la Universidad de Sheffield en Inglaterra. "La inyección intracitoplasmática de espermatozoides ha revolucionado realmente el tratamiento de fertilidad masculina en la última década".

Es por esto que Pacey considera que crear esperma será particularmente importante para los jóvenes que han tenido que someterse a un tratamiento contra el cáncer. "Si tienen menos de 13 años cuando sufren la enfermedad, probablemente tendrán problemas de fertilidad en el futuro. Estamos más cerca que nunca de crear esperma en el laboratorio, y lo podemos hacer de varias formas".

Pacey explica que en el caso de un niño con cáncer, antes de su tratamiento pueden “tomar algunas de las células madre de sus testículos (que se convierten en esperma durante la pubertad) y congelarlas. Una vez se recupere, se las podemos reinyectar y hacer que él solo produzca esperma, o podemos hacerlo en el laboratorio”.

Alternativamente, el experto explica que podrían tomar una célula de la mejilla de alguien y reprogramarla para producir esperma: "Entonces podrían tener un hijo genético".

"Actualmente todo es muy teórico, pero algunos de estos pasos han funcionado en modelos de animales y solo es una cuestión de tiempo. Éticamente no es más polémico que hacer un trasplante, pero producir esperma en el laboratorio puede verse como más polémico ", comenta.

Pacey explica que la mitad de todos los problemas de fertilidad en parejas tiene que ver con el hombre, pero que los hombres tienden a pensar que es un problema de la mujer.

Banco de óvulos

"Actualmente una de cada seis parejas tiene problemas de fertilidad", afirma Charles Kingsland, director clínico del Centro de Fertilidad Hewitt en Liverpool, Inglaterra.

"Las mujeres están teniendo niños más tarde, el conteo de esperma en los hombres está bajando, las enfermedades de transmisión sexual están aumentando y nos estamos poniendo más gordos", dice el especialista.

Kingsland considera que quizás la evolución actuará de tal manera que la mujer podrá concebir de forma natural con más edad, "pero, en el presente, la biología no ha alcanzado a la sociedad".

"¿Es correcto que mujeres de más edad queden embarazadas? Lo podemos hacer, ¿pero deberíamos?", se pregunta el experto. "Estas no son preguntas que los doctores pueden responder solos. Dependemos mucho del debate antes de considerar que es correcto usar estas técnicas".

"La tecnología médica reproductiva siempre será de alto perfil porque estamos empujando las fronteras de la ciencia médica y el público necesita tiempo para comprender y formarse una opinión cuando se enfrentan con nuevas técnicas".

El especialista también explica que en la FIV de tres personas lo que haces es remplazar la parte defectuosa del óvulo, "como cambiar las baterías". "El elemento clave de todas las técnicas de FIV es tener un embrión sano. Hay muchas formas de evaluar la viabilidad de embriones y la más reciente, usando una video cámara en una incubadora llena de embriones, significa que los podemos observar cada cinco minutos y revisar su desarrollo y crecimiento”.

Antes sólo se podía examinar una vez al día cuando los sacaban. "En los últimos años, científicos han aprendido a congelar los óvulos, así que en el futuro habrá bancos de óvulos así como de esperma", concluye el experto.

¿Sabías que...?

¿Sabías que dormir mal y trabajar turnos de noche afecta la fertilidad?

Una investigación en la Universidad de Southampton de Inglaterra encontró una relación entre el trabajo por turnos y problemas de fertilidad en las mujeres.

El estudio afirma que las mujeres que trabajan en horarios irregulares y que alternan entre turnos de mañana, tarde y noche son un 80 por ciento más propensas a sufrir de subfertilidad, una incapacidad prolongada para concebir.

Casi un tercio de las mujeres que trabajaban solo en las noches tenían un mayor riesgo de sufrir abortos expontáneos, mientras que más de una quinta parte de las mujeres que trabajaban turnos alternados padecieron alteraciones menstruales, lo cual revela alteraciones en el ciclo hormonal.