A
A
El triunfo del pelo ondulado

Showbit.

El triunfo del pelo ondulado

Aquellas personas que durante años se han debatido entre alisarse o rizarse el pelo, cansadas de que el estado intermedio de sus melenas no se defina, parece que ahora tienen su momento.

Las pasarelas de todo el mundo han decidido que este sea el año de las melenas onduladas, con longitudes que van desde la altura de los hombros hasta por debajo de la cintura.

Los diseñadores han apostado por ondas caprichosas y poco definidas que empiezan desde la altura de las orejas, aunque en la zona superior también hay un ligero movimiento, que remite a un cabello casi sin peinar y revuelto.

En la pasarela de Guy Laroche, por ejemplo, las modelos lucieron unas ondas glam, con inspiración retro. El estilo se definía con una raya al lado, sin flequillo, y con la zona superior de la melena lisa y pegada al cuero cabelludo con un ligero toque de gomina, por lo que conseguía un efecto mojado. 

Mucho más suaves fueron las melenas de Atsuro Tamaya o Isabel Marant en las pasarelas para 2013. Para conseguir las curvas en el cabello, Tamaya propuso utilizar el menor número de productos, por lo que los maquilladores secaron el pelo para obtener una forma lisa y luego dibujaron unas ondas con unas tenazas.

En el caso de Marant, quiso darle un volumen lateral al cabello. Y con un estilo muy natural les dejo el cabello suelto, de manera que generara un efecto fresco como de playa. 

Algo similar pero con un toque más erótico fue lo que quiso conseguir Versace, quien buscó las grandes melenas inspiradas en las actrices clásicas italianas, por lo que además de conseguir un moldeado natural, también las dotó de cierto apelmazamiento con laca. Su imagen remitía al cabello suelto a la hora de levantarse de la cama, despeinado y sensual pero natural y elegante.

Esta temporada despreocúpate por tener un pelo poco definido, ya que hasta las ondas más caprichosas están de moda. Así lo han determinado los diseñadores internacionales, que han admirado la naturalidad que se estila en la calle antes que en las casas de moda.