A
A
Guía de la viajera frecuente

Pantherstock

Guía de la viajera frecuente

Llegan las vacaciones, y consigo un cambio en nuestra rutina. Si te preparas para un viaje largo toma en cuenta los tips que te damos para que te mantengas siempre cómoda, pero muy a la moda.

1. Lo más importante a la hora de viajar es llegar al destino sana y salva, además de estar siempre cómoda y presentable por si alguien se te presenta en el asiento de al lado. Ten en cuenta que viajar ligera no quiere decir que tengas que ponerte una sudadera y una gorra. La comodidad no implica que vayas desarreglada, así que usa unos leggins con una blusa larga preferiblemente de tonos oscuros. Para los zapatos, olvidate de usar tacones o tennis, y dale la oportunidad a las bailarinas: un calzado cómodo, femenino y perfecto para el avión. No dejes de llevar un bolso de tamaño considerable en el que no falten un par de gafas oscuras, son las cómplices cuando de deambular por los aeropuertos se trata. 

2. Otra recomendación importante a la hora de abordar cualquier transporte aéreo es controlar tu peso y los alimentos que ingieres. El simple hecho de volar en avión origina una retención de líquidos por la presión que se alcanza. Entonces procura evitar el café, las gaseosas y el alcohol. Beber agua cada seis horas te mantendrá tranquila durante el viaje. Debes saber que volar en avión alterará tu peso por quince días y el aumento puede ser hasta de tres kilos, así que también evita los alimentos con mucha sal. 

3. Evita maquillarte demasiado. Si has notado la mayoría de las celebridades cuando viajan van sin maquillaje, y existe una razón para esto. El maquillaje no se porta bien a doce mil metros de altura, además deshidrata la piel y cuando te bajes del avión deberás retocarte cuanto antes. Así que cúbrete el rostro con una base suave y brillo labial. Olvida también los peinados extravagantes pues tu pelo se apelmazará por la presión del vuelo. La mejor opción es una cola de caballo usual. 

4. Déjate seducir por nuevas aromas y productos en tu viaje. Aprovecha para dejar tu kit de belleza en casa y renovarlo, pues con las vacaciones la rutina misma de belleza cambia también. No es buena idea que envases en frascos pequeños las cremas que acostumbras usar, pues el riesgo de contaminación es alto para el producto original. Descubre nuevos tratamientos, productos y terapias de belleza para llegar de nuevo a casa con la idea de que el viaje valió la pena, y no solo por el descanso.