A
A
La India unida recuerda a Nirbhaya

Foto: EFE

La India unida recuerda a Nirbhaya

Cuando se cumple un año de la atroz violación de la joven universitaria india a manos de seis hombres en un autobús de Nueva Delhi, el país asiático sale a las calles para recordar que la situación de vulnerabilidad que sufren las mujeres se mantiene.

Ser mujer, en pleno ejercicio de sus derechos, sigue siendo una tarea pendiente en pleno siglo XXI en muchos rincones del mundo. En un día como hoy, la sociedad de la India y, más aún, sus mujeres y aquellos hombres sensibilizados con sus compatriotas féminas, se unen para reivindicar juntos la erradicación de esta realidad insostenible, sabedores de las dificultades que entraña ser mujer en el país asiático y la vulnerabilidad a la que estas están sujetas por el simple hecho de haber nacido mujeres.

El 16 de diciembre de 2012, Nirbhaya, una joven universitaria de 23 años era brutalmente violada y torturada por seis hombres en un autobús en marcha en la ciudad de Nueva Delhi. Trece días más tarde, y tras una intensa lucha por recuperarse de las secuelas que dejó en su cuerpo ese brutal crimen, fallecía en un hospital de Singapur. Su historia, que conmocionó al país –y al resto del mundo-, sacó a la luz la situación de desamparo legal e indefensión que viven las mujeres en la India.

Cuando se cumple un año desde el trágico suceso, la población india ha vuelto a la calle para homenajear a la estudiante de fisioterapia asesinada, con numerosos actos y movilizaciones a lo largo de todo el país.

Si bien es cierto que la historia de esta mujer sirvió para poner en el centro del debate los continuos casos de agresión sexual que asolan al país, según datos de la Oficina Nacional de Registro de Crímenes de la India, en 2011 hubo más de 24.200 violaciones, una cada 20 minutos. Pero esta cifra solo es la punta del iceberg, ya que la gran mayoría de las víctimas no denuncia por miedo a represalias.

El caso de Nirbhaya, y las multitudinarias movilizaciones que se generaron a raíz de la tragedia,  obligó al gobierno indio a endurecer las leyes contra los criminales de delitos sexuales. También se agilizaron los trámites jurídicos para los casos de violación, se acortaron los plazos a los que estaban sujetos y se crearon nuevas penas para castigar a cualquier autoridad policial que no registre denuncias de violencia contra la mujer.

Sin embargo, el pasado 22 de agosto, otra estudiante de 22 años también era agredida por cinco hombres en la ciudad de Bombay mientras ejercía su profesión, la de periodismo. Días antes, otra mujer, una estadounidense, sufría una agresión sexual múltiple tras ser recogida mientras hacía autoestop a escasos 50 kilómetros de la capital india, en una zona muy turística.

En cuanto a los seis criminales que perpetraron el asesinato de Nirbhaya, cuatro de ellos están a la espera de ser ahorcados tras ser juzgados y condenados a pena de muerte. El quinto fue sentenciado a tres años en un correccional por ser menor de edad.