Puro talento Afro en el festival Detonante

Foto Alex Guerrero

Puro talento Afro en el festival Detonante

Maria Luisa Ortíz, Diego Guarnizo y Lía Samanta viajaron hasta Quibdó para hablar sobre diseño, moda, artesanías y cultura con emprendedores chocoanos en el marco del Festival Detonante.

Por: José Vicente Guzmán

Lía Samanta se metió en el diseño gracias a la música. Era la cantante de un grupo que hacía canciones sobre la temática afro y la identidad africana y empezó a diseñar los vestuarios para las presentaciones de la banda. Así tuvo contacto con las telas africanas, la geometría ancestral de las tribus y mucha de la información con la que fue forjando una estética particular y única.
Ya había sufrido en carne propia la discriminación. Su familia venía de Condoto (Chocó), pero ella había nacido en Bogotá y allá se dio cuenta de que el racismo estaba vivo y de que la comunidad afro en general era invisibilizada en Colombia. “Eso me hizo investigar sobre mí y sobre la comunidad, buscar quiénes somos y llegar hasta nuestras raíces”.

Lo que encontró la marcó. Poco a poco comenzó a vender sus diseños entre sus amigas y las fotos de sus creaciones se viralizaban en las redes sociales. Su sueño era llegar a Colombiamoda, pero pedían diploma universitario y ella solo había llegado a quinto semestre. Cuando se había resignado a que nunca participaría en la feria, recibió un mensaje de Amelia Toro invitándola a participar en la versión de 2014 y esa experiencia le cambió la vida. “La magia sí existe. Los sueños sí se hacen realidad cuando uno es coherente con uno mismo”.

Ese fue el mensaje que les llevó este jueves a un grupo de emprendedores del Chocó que se reunieron a hablar de cultura y moda en el marco de la segunda versión del Festival Detonante, que se lleva a cabo en Quibdó entre el 17 y el 19 de noviembre. Con los diseñadores Diego Guarnizo y María Luisa Ortiz hablaron sobre sus experiencias de vida y escucharon las historias y las dudas de los participantes: mujeres como Ana Nubia Moreno, quien trabaja con el Reinado Nacional de la Belleza; Nancy Dueñas, una diseñadora de modas que hoy enseña el oficio en el SENA a jóvenes de la región, y Ana Tilde Castro, una de las diseñadoras locales más reconocidas en la ciudad.

Para María Luisa Ortiz, se dieron cuenta que todos –incluyéndolos a ellos– tenían muchas cosas en común. “A todos nos enseñaron a cocer nuestras abuelas. Todos hemos tenido una vida cercana al arte que nos ha puesto a nadar en contra de la corriente. Nosotros arrancamos igual que ellos y el mensaje fue que soñar no cuesta nada, que lo que quieren lograr sí se puede hacer realidad y que tienen que colaborar unos con otros”.

Foto: Carlos Julio Martinez

Enfocarse en lo propio

Otro de los mensajes importantes fue que la fortaleza de los diseñadores chocoanos está en su propia identidad. Para Lía Samanta la estética afro no debería ser asociada con cosas negativas como la pobreza o la desigualdad. “La historia africana no comenzó con la esclavitud. Eso es resultado de la colonización y de toda una historia trágica, pero en realidad lo afro va mucho más allá de eso”.

Eso lleva a que se apropien conceptos los colores vivos para mostrar elegancia, el peinado afro como identidad y varios de los elementos culturales del departamento en las ideas y las creaciones de los diseñadores y artesanos locales. Esa es una tarea difícil, pues según varias de las diseñadoras locales, las generaciones más jóvenes del departamento están tratando de ocultar sus raíces afro y están occidentalizando sus peinados, su ropa y su estética. “Para las jóvenes es mejor ponerse extensiones que dejarse el afro, y tratan de vestirse como mujeres del interior. Les da pena ser de acá. A los hombres también”, dijo una de las participantes que tiene una corporación para impulsar la estética afrodescendiente en las niñas del departamento.

Por eso Diego Guarnizo y María Luisa Ortiz están metidos en un proyecto llamado SOY, que busca hacer un puente entre el talento local y las grandes pasarelas de la moda. La idea es usar los productos de los artesanos locales en regiones como Cundinamarca, Cauca y Chocó para acompañar una gran colección que se inspire en esas regiones.

Desde ya están trabajando en el Chocó para incorporar a varias personas del departamento en el proyecto. “Nuestra idea es que el próximo año, en la tercera versión de Detonante, podamos presentar una colección basada en el Chocó”. Este taller fue solo el primer paso.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.