COMENTARIOS

5 Consejos útiles si tu pareja es (o estás considerando que sea) tu compañero de trabajo

Fucsia.co

5 Consejos útiles si tu pareja es (o estás considerando que sea) tu compañero de trabajo

Una guía definitiva para que juntos puedan crear un ambiente de trabajo ideal

Todo empieza con una mirada, un coqueteo, un encuentro en la máquina de café y terminas deseando que sea el día siguiente para volver a verlo. O tal vez estás emprendiendo con él- quien además de ser tu pareja- comparte tus mismos objetivos y sueños.

Sea cual sea el caso, estás en una situación peculiar, y es que tu pareja también es (o va a ser en un futuro cercano) tu compañero de trabajo.

Lo que empezó como una aventura ahora genera una que otra disputa, y si no descifras cómo sobrellevarlo puede que la relación se vea arruinada. Pero ¿cómo trazar la línea entre lo privado y lo profesional, de qué se puede hablar (o no) en cada lugar y cómo manejarlo con los demás compañeros?

Estos 5 consejos te ayudarán a equilibrar ambos planos, el íntimo y el público, para que descubras que en realidad las ventajas superan los inconvenientes.

1. Nada ha cambiado

Tal vez tu pareja se encuentre en un mismo nivel profesional que el tuyo, pero también puede que alguno de los dos tenga un cargo superior. Ante estas situaciones el primer inconveniente será hacer la relación pública. Lo importante es nunca cambiar los comportamientos que se han mantenido hasta entonces.

Si tu pareja (o tu) son controladores o malvados, o alguno de estos 6 tipos de jefes no cometan el error de darse un trato distinto, pues creará animosidad entre los demás compañeros.

2. En defensa propia

Ser la defensora de cualquier compañero de trabajo nunca es bueno, mucho menos si es tu pareja. Lo ideal es no involucrarse- ya sea para bien o para mal- en el trabajo del otro al menos que sea completamente necesario pues le restará credibilidad.

Claro, de nada sirve llegar a la casa a discutir o reprochar porque el otro no lo haya defendido cuando su jefe le gritó en medio de la junta. Tal vez sea algo de esperar de tu pareja si ocurre fuera de la oficina, pero dentro es todo otro campo de juego.


3. Juntos pero no revueltos

Establecer bien los límites entre lo profesional y lo personal no sginifica que tengas que prohibir las conversaciones sobre el trabajo en casa y a la inversa, pero sí saber mantener una línea equilibrada.


4. No olvides nunca lo que vales

Si tu pareja resulta ser tu jefe puede que algunos traten de pasar por encima tuyo por ser la “novia del jefe” sin reconocer tu valor profesional.

No te dejes desacreditar, tu valor está en tu trabajo y no en con quien mantienes una relación sentimental.


5. Sin misterio

Tal vez son compañeros de trabajo hace mucho, o alguno de los dos es el nuevo, lo que debes tener por seguro es que a los demás compañeros puede que los sorprenda cuando la relación se formalice. Lo importante es actuar con normalidad y saber gestionar la situación como algo usual y que existe en cualquier grupo de personas.


En definitiva, cuando lo piensas, si pasas un promedio de ocho horas al día en tu trabajo es probable que al final termines relacionandote con alguien.

Pronto descubrirás que son muchas las ventajas desde poder pasar más tiempo con tu pareja, dar y recibir consejos de alguien que realmente se preocupa por ti y crear un ambiente laboral más cómodo y flexible.

Además de facilitar las pausas laborales para tener sexo como ya se propone en Suecia. 

Al fin y al cabo conoces a la otra persona en profundidad, sabes en qué te puede ayudar, cómo pedirle su colaboración y tienes la certeza de contar con su apoyo.

Pues por eso es que elegimos a quienes elegimos para tener una relación.

También le puede interesar

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.