Hábitos que pueden acabar con una relación

Imagen: 123rf

Hábitos que pueden acabar con una relación

Pequeños detalles y actitudes en una relación pueden parecer inofensivos, pero en realidad podrían estar acabando con una relación.

Tener ciertas actitudes frente a una relación amorosa, pueden enriquecer a la pareja o destruirla por completo. ¿Cuáles son los más comunes y dañinos para una pareja?

Hablar mal de la pareja a sus espaldas

 Aunque suene bastante extraño, esto es algo que las parejas mayores y que llevan largo tiempo juntos hacen a menudo sin darse cuenta. “¿Crees que tu chico es malo? Pues espera a que sepas del mío”. Frases como estas demuestran falta de respeto hacia a otra persona, aún más si no está presente para oírlo. Este hábito tan solo refuerza lo negativo en el otro

 Fijarte ante todo en lo que el otro hace mal

Este hábito empieza con algunas notas mentales criticando de una u otra manera a la pareja. En una relación no vale la pena pasar el tiempo pensando en lo que nos gustaría cambiar del otro. Cuando te moleste algo, coméntalo respetuosamente, pero mira el lado positivo a todas las situaciones.

 No ponerse nunca en el lugar del otro

Cuando tu pareja haga algo que te moleste, antes de explotar ponte en su lugar, quizás encuentres factores importantes que justifiquen su actitud. Ahora, no significa que siempre dejes pasar cosas con las que no estás de acuerdo, pero antes de formar una tormenta en un vaso de agua mira el otro lado de la moneda.

 No saber cuándo poner pausa en una pelea.

"Si alguien se detiene repentinamente durante una pelea, suele ser porque su corazón se ha disparado hasta 100 latidos por minuto, lo que te lleva a la denominada ‘reacción de lucha o huida‘" señala Carrie Coe, terapeuta de pareja. Una vez se llega este estado pierdes acceso a la parte del cerebro que se encarga de la comunicación. Por eso en ocasiones la gente se queda literalmente sin palabras de la rabia y adrenalina que sienten. Así que por tu salud es necesario que pares, respires, te apartes y te calmes.

 

 Poner siempre buena cara

Por más que intentes disimular tu enojo, tu cuerpo reaccionará totalmente diferente. No se recomienda tomar esta postura pues solo se estarán suprimiendo los verdaderos sentimientos. Esto cierra automáticamente la posibilidad de se entienda, comprenda y potencialmente corrija el problema que tiene contigo.

 Nunca pelear

Así como lo lees. El optar por no tener ningún tipo de discusión ni conversación al respecto de cualquier problema que se tenga, significa que te diste por vencida en tu relación. Has dejado de poner energía y estás haciendo check out emocional. No significa que busques pelea por cualquier detalle, pero si llegas a tu límite es normal explotar y dejarlo salir.

Esperar demasiado para arreglar las cosas.

No querer afrontar los problemas a tiempo y dejarlo para después, puede causar daños irremediables. A veces es mejor dejar el orgullo de lado y tomar la iniciativa pues luego puede ser tarde y no tener vuelta atrás.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.