Maneras sutiles y sofisticadas para hacerle entender a tu pareja que estás enojada

Imagen: 123rf

Maneras sutiles y sofisticadas para hacerle entender a tu pareja que estás enojada

Discutir con nuestro novio o esposo es algo que está a la orden del día. En muchas ocasiones discutimos por cosas banales, fuertes o por tonterías, que hacen que nos exaltemos y terminemos llevando la discusión a una pelea sin sentido. Te enseñamos cómo hacerlo sutil y diplomáticamente.

Discutir en una relación no tiene nada fuera de lo común, pero cuando la cosa pasa de claro a oscuro y se comienza a trascender el tema con insultos o groserías, es cuando debemos empezar a preocuparnos, pues puede que se esté volviendo costumbre faltarnos al respeto el uno al otro.

Lee también: Del ring a la cama: 6 estrategias para dejar de discutir con tu pareja

Para que esto no suceda hay que ser estratégica. Si tienes una discusión fuerte con tu pareja lo mejor es que pienses que para discutir se necesitan dos y si tu no quieres entrar en el mismo juego que él, lo mejor es que pienses sabiamente que gritar y decirle groserías no es una forma sofisticada de solucionar un problema. Para eso te recomendamos uses tu intelecto y pienses frases o palabras éticas y diplomáticas, que dejen con la boca abierta a tu pareja.

Te damos algunos consejos para que conserves la clase y no pases por grosera con tu novio o esposo.

1. Las palabras no lo son todo en una discusión, incluso en lugar de ayudar a mejorar la situación lo único que hacen es empeorarla, por eso nada mejor que ser inteligentes y usar gestos cortantes que le indiquen a él que ya estás cansada de pelear. La mejor forma de hacerlo es mirarlo fijamente a los ojos y sostenerle la mirada, para darle a entender que discutiendo no va a lograr llegar a ningún lado.

2. Si ves que la situación pasa de palabras fuertes a groserías, lo mejor es que le digas sutilmente que se está equivocando y trascendiendo el tema en la dirección equivocada. Hazle caer en cuenta que esta siendo un poco inmaduro ante la situación haciéndole la siguiente afirmación: ¡Ya somos adultos para que estemos actuando de ésta forma! Veras que de inmediato se queda callado.

3. Los insultos siempre aparecen cuando nos exaltamos, y si ves que tu pareja ya se está pasando con ellos, lo mejor es que le sonrías, esto le demostrará que tú no quieres continuar con el tema y que su comportamiento está siendo inadecuado.

4. Es normal que uno de los dos sea el que más le da vueltas al asunto y discuta. Te aconsejamos tú no seas esa persona. Cuando veas que tu pareja no deja el tema por nada del mundo dile muy segura: ¿Ya terminaste? Porque yo sí. Lo mejor es que dejemos el tema aquí y hablemos en otro momento. Eso hará que se quede pensativo. Déjalo solo para que se tranquilice y la situación se refresque.

5. Y si definitivamente no quiere entender que con agrandar el problema no está logrando nada, solo déjale claro que siendo grosero no solucionará absolutamente nada. Termina la discusión con esta frase: “Disculpa, tengo mejores cosas por hacer y en las que puedo invertir muy bien mi tiempo. Hablamos en otro momento”. Esto le indicará que debe detenerse, calmarse y pensar.

Así que ya saben, ser groseras y poco éticas solo nos hará quedar como las mujeres cansonas y poco sofisticadas en la que los hombres creen que nos convertimos cuando nos enojamos o discutimos con ellos. Responderles con frases inteligentes y llenas de astucia son el mejor insulto que cualquier hombre puede llegar a tener.

Te puede interesar: "Necesito un tiempo". ¿E o no una estrategia útil para solucionar dificultades de pareja?

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.