A
A
¿Mujeres y hombres podemos ser amigos?

Foto: Ingimage.

¿Mujeres y hombres podemos ser amigos?

¿Y si Harry de la película 'When Harry Met Sally' tenía razón? ¿Y si los hombres simplemente no pueden ser amigos de las mujeres? Un estudio parece apoyar esta teoría.

Es frecuente que nos sintamos atraídos hacia un amigo del sexo opuesto, sin embargo, estos sentimientos podrían convertirse en una carga. Así lo sugiere una investigación.

Cuando a los participantes de la investigación se les pidió hacer una lista de las ventajas y desventajas de tener amigos del otro sexo, el 32% afirmó que sentirse atraídos hacia ellos era una carga, mientras que sólo el 6% lo calificó como algo bueno.

Además, fue más probable que las mujeres respondieran que este sentimiento es una desventaja: el 47% de las participantes entre 18 y 23 años dijeron que estar atraídas hacia un amigo era una desventaja, a diferencia del 22% de los hombres que dijo lo mismo.

Las amistades con personas del sexo opuesto también podría perjudicar las relaciones románticas. En el estudio, el 38% de las mujeres y el 25% de los hombres entre los 27 y 50 años afirmaron que los celos por parte de sus parejas era uno de los costos de mantener una amistad con alguien del otro sexo.

Los investigadores encontraron que entre mayor fuera la atracción que la persona sintiera hacia su amigo o amiga, menos satisfecha se sentía con su relación romántica.

“Nuestros hallazgos implican que la atracción hacia un amigo del sexo opuesto es común y potencialmente negativa para las relaciones románticas a largo plazo”, afirman los expertos en el estudio de la Universidad de Wisconsin-Eau Claire y publicado en la revista Journal of Social and Personal Relationships.

En otro estudio, 88 universitarios de ambos sexos fueron a un laboratorio con un amigo del sexo opuesto para ser interrogados sobre dicha amistad. Los participantes tenían que calificar de uno a nueve el nivel de atracción sentían.

En promedio, los hombres le dieron una calificación de cinco a la atracción que sentían por sus amigas, mientras las mujeres le dieron un cuatro. Ambos sexos reportaron casi el mismo nivel de atracción independientemente de si estaban involucrados o no en una relación romántica.

La hipótesis de los investigadores es que interactuar con una persona del sexo opuesto desencadena, de forma instintiva, las estrategias de apareamiento que evolucionaron desde hace decenas de miles de años.

Estas estrategias, explican, “pueden influenciar las personas cuánto se involucran en amistades con el sexo opuesto e, involuntariamente, les da color a los sentimientos por los amigos con quienes la intención conciente (solo) es platónica”.

Sin embargo, los autores del estudio observan que, para algunos, esta atracción es un beneficio. “Tal vez la atracción puede ser tanto una ventaja como una desventaja para la misma persona en diferentes amistades; o es beneficiosa y perjudicial en la misma amistad en diferentes periodos de tiempo”, comentaron.

Cuando veas a tu amigo, ten en cuenta las posibles consecuencias de hacerle caso a las mariposas que sientes en el estómago.