A
A
Edad vs. sexo

Foto: Comstock

Edad vs. sexo

Buen sexo, más que diversión significa buena salud tanto mental como física. A los 20, a los 30 y a los 40 años, las necesidades y respuestas sexuales de la mujer son distintas.

 La mitad de la diversión del sexo está en hablar de él. Eso lo saben, por las ganas y las expectativas y la dependencia de buenos dates, las mujeres en sus 20 años; así como las que han llegado solteras a los 30; y también las de 40, que ya no se privan de la satisfacción, si van a la cama exigen una buena experiencia cada vez.

De 20 a 30
Es la época para salir y pasarla bien, pero eso no es necesariamente cierto. Puede ser sorprendente que para muchas mujeres de esa edad, ante la expectativa y el poder de la hormonas, puede ser un tiempo de frustración sexual por una razón: sexo rápido, ligero y fresco.

Miriam Fernanda, de 26 años, nos lo confesó: “entre amigas admito como chiste que he fingido todos los orgasmos que tuve, aun hasta los que tuve sola, resalto, para reírnos.
Pero debo reconocer que es verdad. Me río de eso, hago que las amigas mías se rían. Pero, a veces no es gracioso.” Aunque parezca un caso aislado, casi la mitad de la mujeres no recuerdan con emoción su inicio en la vida sexual. Sus experiencias se marcan por una situación muy rígida y nerviosa, que no permite gozar del momento. A menudo comienza la primera relación estable. Lo que se traduce, en muchas ocasiones, en el principio de las relaciones sexuales. Por esto muchas mujeres empiezan a tomar anticonceptivos, formulados o no, lo que puede resultar en experimentar menos deseo. Las píldoras producen falta de lubricación y descenso de líbido, pero además acné, aumento de peso, lo que a la larga no juega bien con la intención de aprovechar el tiempo teniendo todo el sexo posible.

En sus 30
Las mujeres de 30 años en adelante, en cambio, saben lo que quieren, saben cómo lo quieren y saben cuándo lo quieren. Lo deciden todo. Sin embargo, los 30 pueden ser una espada de doble filo, de gran sexualidad, pero también de nuevas preocupaciones médicas. Es un momento en el que se sacan conclusiones propias sobre el cuerpo y el espíritu generando la necesidad de formar una relación estable.

A esta edad, las mujeres están comprometidas con sus carreras, hay mucha tensión laboral pero prima el cuidado personal. Cuenta la adaptación a ser madre y la necesidad de definir si estar completamente enamorada debe llevar a estar completamente comprometida. Son los años del verdadero sexo espontáneo y frecuente, donde el orgasmo es una meta y no una casualidad.

El clímax de los 40
Sí, son más experimentadas, definitivamente conocen sus cuerpos muy bien. Pero pueden encontrar que algunas de sus respuestas o pensamientos sobre sexo no son las mismas de antes, ¿por qué? trastornos hormonales y cambios en la líbido. Ya no se toman píldoras anticonceptivas, pero en algunos casos se cambia por los medicamentos que sus médicos les recetan para controlar los abruptos cambios de temperamento.