Vincent Van Gogh; el primero de los impresionistas

Vincent Van Gogh; el primero de los impresionistas

Vincent Van Gogh; el primero de los impresionistas

El mundo del arte le debe un estilo único a uno de los artistas más importantes del siglo XX, Vincent Van Gogh.

 
Vincent Van Gogh, como muchos de los artistas más trascendentales del la historia de la humanidad, tuvo una vida llena de detalles oscuros, donde la tristeza y el olvido fueron sus mejores compañeros. Por esto, Van Gogh fue reconocido mucho después de su muerte gracias a la desorbitada valorización que tuvieron sus cuadros.

En 1990, 100 años después de su muerte, un japonés, Ryoei Saito, pago 82,5 millones de dólares por el Retrato del doctor Gachet. Una de las obras vendidas por mayor dinero en los últimos tiempos.

A esta le siguieron obras como un autorretrato de Van Gogh vendido en 71 millones de dólares y un Retrato de Cesanne vendido en 60.5 millones de dólares. Cifras realmente astronómicas con las que seguramente nunca hubiera soñado el artista quien vivió toda su vida sumido en problemas económicos.

Vincent Van Gogh nació en Holanda. Fue el hijo mayor de una familia de 6 hermanos, su padre era un pastor protestante y su madre un ama de casa. De una familia austera tomó su vocación religiosa y comenzó a preocuparse por servirle a Dios. Por esto quiso convertirse en misionero pero fue truncada su idea ya que no lo aceptaron en ninguna misión por que al hacerle algunos exámenes mentales salieron algunos de los problemas mentales que posteriormente se acrecentarían.

A los 16 años Van Gogh empieza a acercarse al mundo del arte trabajando en una Galería de Arte en La Haya llamada Goupil. Sin embargo, no duraría mucho en este trabajo. Al poco tiempo se fue a Londres donde se enamoró por primera vez. Como era de esperarse el amor no le resultó haciendo que se volviera un ser violento y extremadamente huraño. En este momento Van Gogh tenía 20 años, una experiencia que a tan temprana edad le marcaría la vida.

Regresa a Amsterdam donde vivía el más querido miembro de su familia, su hermano Theo. Allí se postula para ser recibido en el Seminario pero una vez más es rechazado. Ahí decide dedicarse de lleno a la pintura.

A los pocos años su hermano Theo lo ayuda a ingresar en la Escuela de pintura de Bruselas. Allí aprende algo de la técnica pero decide, con conocimiento de causa, ser autodidacta. Por estos e traslada a La Haya donde su primo, Mauve, lo introduce en los círculos artísticos más importantes de la ciudad. Desde este momento Vincent se inclina hacia la naturaleza muerta un hecho que se vería reflejado en varías de sus más importantes obras: Los Girasoles (1888) y Los Lírios ( 1890).

En este lugar conoce a una mujer que sería uno de sus grandes amores, “Sien”, una prostituta de la ciudad. Ella lo contagia de sífilis, una enfermedad que lo llevaría a las puertas de la locura que ya estaba por llegar a su vida.

Esta enfermedad, sumado a la insistencia de su padre, lo llevaron a mudarse a una pequeña población de Neven. Allá le encuentra un gusto especial a la naturaleza y comienza a incorporarla en su trabajo.

De allí se traslada a París con su hermano Theo. Allí conoce a Toulouse – Lautrec, Monet, Renoir y Gauguin. Allí conoce nuevas técnicas y además entiende el mundo del arte japonés que este grupo de pintores sigue de cerca.

Y aunque aprendió mucho en Paris llegó un momento en que su permanencia en esta ciudad se hizo insostenible. Su capacidad económica no se lo permitió con todo y que su hermano le ayudaba económicamente. Por eso se traslado a Arlés.

En su casa quiso hacer un taller para artistas pero su único invitado fue Gauguin. Allí hacían tertulias y pasaban horas pintando. Días que se terminaron por una discusión acerca de Rembrant que dio como resultado la partida de Gauguin de la “casa amarilla” (así era llamada su casa). Para Van Gogh esto fue un gran golpe que lo hizo, como símbolo de su tristeza, cortarse el lóbulo de su oreja derecha.

Esto terminó en un ataque de locura de Van Gogh que hizo que fuera recluido en el Hospital de Saint Paul. Durante su estancia en este hospital mental sufrió de alucinaciones lo que lo mantuvo en un estado crítico durante varios meses. De allí salió después e un año. Su diagnostico fue esquizofrenia y epilepsia.

En esta estadía hizo un gran número de trabajos que fueron heredados por su hermano quien moriría al poco tiempo de la muerte de Van Gogh quien murió a causa de un tiro que el mismo se propinó en el estómago.

Pero su gloría la alcanzaría después de su muerte. El siglo XX fue el gran auge de su obra tanto así que se han hecho varías películas inspiradas en él como “Sueños” de Akira Kurosawa.

Esta es parte de su obra:

La cosecha (1888)
El huerto blanco ( 1888)
El dormitorio (1888)
El punte de Langlois (1888)
La casa amarilla (1888)
La noche (1889)
Los girasoles (1888)
Campo de trigo con cuervos (1890)
Lirios (1890)
La italiana (1887)
Retrato del artista (1887)
El Moulin de la Galette (1887)
El salón de baile en Aries (1888)
Retrato de Eugene Boch (1888)
La noche estrellada sobre el Ródano (1888)
Campo de olivos (1889)
Golondrinas (1889)
Retrato del doctor Gachet (1890)
Campos de Cordeville (1890)
Viñedo rojo en Aries (1888)
Autorretrato con la oreja cortada (1889)
La noche estrellada (1889)
El dormitorio de Van Gogh (1889)



¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.