COMENTARIOS

El feminismo ruso, de las calles a la gran pantalla en Colombia

Fucsia.co

El feminismo ruso, de las calles a la gran pantalla en Colombia Foto: Cortesía Ambulante

Mike Lerner dirige el documental 'Pussy Riot: una plegaria punk', sobre el colectivo feminista ruso que ha puesto en jaque al gobierno de Putin en más de una ocasión. Hablamos con el director sobre su propuesta, las desigualdades y el feminismo.

La ONG mexicana Ambulante organiza la primera edición de su gira de documentales en Colombia. Entre las propuestas que se exhibirán se encuentra el filme Pussy Riot: una plegaria punk, basada en el colectivo feminista ruso del mismo nombre.

Pussy Riot saltó al ojo público internacional cuando en febrero de 2012 tres de sus integrantes fueron detenidas por las autoridades del país por “vandalismo” e “incitación al odio religioso” en el transcurso de un performance musical no autorizado en la principal iglesia ortodoxa de Moscú. Protestaban contra la gestión política de Vladimir Putin y por su derecho a la libre expresión.

La cinta es un análisis exhaustivo sobre la vida contestataria de estas mujeres recogido tras seis meses de filmación propia y haciendo uso de numeroso material de archivo. Desde la lucha de estas mujeres por fomentar una transformación en Rusia a varios niveles (políticos, en cuestiones de derechos humanos y en lo que respecta al papel de la mujer), hasta el proceso judicial al que se sometieron tras su arresto  y que culminó con una amnistía por parte del gobierno de Putin.

El británico Mike Lerner, reconocido productor para cadenas como la BBC o HBO, es el cerebro detrás de la cámara, quien ha recuperado el fenómeno del subversivo colectivo a través de este documental. “Cuando saltó a las noticias la detención de las  Pussy Riot me interesé mucho en lo que trataban de hacer, porque en un primer momento era todo muy difuso. Soy un fanático de las historias que se desarrollan en los tribunales (además del arte y las cuestiones políticas), más cuando los juicios que en ellos se llevan a cabo se sustentan en una lógica absurda”, asegura el director quien define la lucha de las Pussy Riot como una contienda contra la tiranía.

Define su proyecto como “un documental feminista”, y tiene palabras duras para aquellos que dicen que en la actualidad no es necesario el feminismo: “Ojala fuera cierto, pero en términos económicos, legales, sociales, laborales todavía estamos inmersos en una grave crisis a este respecto”.

Sin embargo, no se considera feminista. Más bien un “un humanista, un ser humano. Si a la mitad de la población del mundo no se les permite ser libres por un condicionante de género ¿cómo puedo sentirme yo libre? ¿Quién quiere vivir es esa realidad? El esfuerzo debe ir enfocado a conseguir una sociedad que sea justa para todos”.

Para el director, el feminismo no es un movimiento sobre las mujeres, si no que parte de conseguir una sociedad igualitaria. “Las mujeres son víctimas, del mismo modo que muchas veces los propios hombres lo son. Muchos de ellos son presionados por una sociedad machista para adecuar un rol dentro del propio machismo y caracterizarse como tales. Al final, todos sufrimos por culpa del sistema y una ideología que minimiza las posibilidades de lo que verdaderamente podía ser la vida”.

Aquí es donde entran las Pussy Riot y su lucha, “feministas revolucionarias que están tratando de hacer su sociedad más progresista y más igualitaria”. Pero no solo a nivel de derechos de género, si no para ocasionar una verdadera transformación el el país. “Putin es un líder muy fuerte que consigue aglutinar a una buena parte de la sociedad. Es bueno en las relaciones públicas y hace creer a sus ciudadanos que el país es prolífero. La realidad es que Rusia tiene un problema endémico con las desigualdades y con la clase política, una verdadera mafia que no tiene ningún interés en sus ciudadanos y que no cuenta con una buena oposición. Pussy Riot lucha contra todo esto y visibiliza a través de sus performance”.

El documental Pussy Riot: una plegaria punk solo ha sido divulgada una única vez en Rusia. La censura de las autoridades no ha permitido mayor difusión. “Nuestro objetivo es tratar de persuadir a los rusos de que estas mujeres son mujeres patriotas, decentes, que aman a su país, que lo quieren ver en una mejor situación y que lo único que buscan es su transformación”.

El bogotano Cine Tonalá (Carrera 6 # 35-37, barrio La Merced) acogerá la última muestra del documental de Mike Lerner. Será el próximo sábado 30 de agosto a las 18:30. La entrada es gratuita.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.