COMENTARIOS

El caso del hombre bailarín, una historia de generosidad viral

Fucsia.co

El caso del hombre bailarín, una historia de generosidad viral Foto: Facebook

Las redes sociales son una fuente inagotable de sorpresas, para lo bueno y para lo malo. En este caso, para lo increíble y sorprendente. El caso del 'Dancing man' es un claro ejemplo de que el matoneo tiene sus consecuencias.

Recientemente, un usuario de la comunidad 4chan subía de forma anónima dos fotografías de un hombre con sobrepeso en un concierto. En la primera, se le veía bailando feliz y despreocupado. En la segunda, cabizbajo y avergonzado. Acompañando a las dos imágenes, el siguiente texto: “Encontrado este espécimen tratando de bailar la semana pasada. Se detuvo cuando vio que nos reíamos".

Las redes sociales pronto se posicionaron a favor del ‘Dancing man’ (‘hombre bailarín’, en español), como se bautizó al desconocido, convirtiendo su caso en viral. La envergadura de las reacciones en contra del matoneo fue tal que una usuaria llamada Cassandra Fairbanks puso en marcha una campaña bajo el hashtag #finddancingman (encontrar al hombre bailarín) para dar con este hombre y conseguir fondos a través del ‘crowdfunding’ para llevarle de fiesta a Los Ángeles. Al llamado de Fairbanks respondieron más de 1.000 mujeres dispuestas a bailar con él en la mencionada rumba.



El objetivo era recaudar 20.000 dólares, destinados a llevar a 'Dancing Man' hasta la ciudad estadounidense y organizarle una gran celebración donde sus bailes no fuesen juzgados, ni motivo de mofas. El dinero restante se destinaría a una campaña contra el acoso. Hasta el momento, llevan  recolectados casi 39.000 dólares.

Gracias a la viralización de la iniciativa, el desconocido víctima del matoneo fue localizado en Londres. Se llama Sean y desde su cuenta de Twitter, creada especialmente para agradecer el apoyo recibido, se comprometió a viajar hasta Los Ángeles para ser el anfitrión de su propia fiesta.

Algunas estrellas de star system como Pharrel Williams o Moby se unieron a la campaña, y manifestaron su interés por conocer el lugar y fecha de la celebración. De hecho, este último, se ofreció a actuar de forma gratuita.




Una historia con final feliz que pone de manifiesto que Internet puede ser un gran aliado cuando se combina con la generosidad y la creatividad de la gente para crear iniciativas a favor de la lucha de los derechos de las personas a que su dignidad no se vea denigrada.   

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.