COMENTARIOS

Lo difícil que es ser una heredera embarazada

Fucsia.co

Lo difícil que es ser una heredera embarazada Kate Middleton es nuevamente noticia por su segundo embarazo

Las cámaras persiguen desde las noticias de sus náuseas, el crecimiento de la barriga, hasta ese momento en el que adoloridas y cansadas deben salir al mundo a presentar a sus bebés reales.

Si se mareó, si tiene náuseas, ojeras, o si se ha engordado mucho o poco. Todo lo que tenga que ver con los embarazos de las herederas a las coronas reales se convierte en un suceso del mayor impacto para la prensa rosa.

El primer embarazo, por ejemplo, de Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, tuvo tantos apremios que hasta en un suicidio terminó,
cuando dos locutores se hicieron pasar por la Reina y por el príncipe Carlos para preguntar por la salud de Kate. Ella, que les dio información sobre lo estable de su situación, vio luego cómo los medios hacían eco de la mofa. Ella terminó quitándose la vida.

Ese es un hito trágico de este tipo de coberturas de la prensa, porque la mayoría resultan irrelevantes y exageradas. Como, por ejemplo, las fotos de semana a semana cómo van creciendo  los bebés reales en el vientre de sus mamás. Se ha dicho que Kate usó la hipnosis para disminuir los malestares en el primer embarazo a comienzo del 2013. Esto, según los medios, le ayudaba a borrar las ideas negativas sobre la comida, para no terminar ‘devolviéndola’ toda.


La hoy Reina de España en uno de sus embarazos

Letizia Ortiz, hoy reina de España, no se libró de que los detalles de sus embarazos fueran primera plana, cuando soportaba largos discursos bajo el sol de verano europeo, o debía hacer viajes con un avanzado estado de embarazo, o de las clases de pilates con las que mantuvo su excelente estado físico. Hay fotos en las revistas de chismes de cada uno de sus meses de gestación, hasta de los tacones que usó, la altura y diseño impreso.

De Charlène, princesa y esposa de Alberto de Mónaco, se dijo incluso que podía estar mintiendo sobre su embarazo, por la desaparición repentina después del anuncio real. Una foto de la sudafricana, quien apareció en un acto público, hizo dudar a quienes no la vieron ‘gordita’. Incluso, aparecen fotos comparando cómo a los 4 meses de Letizia y Kate era más evidente la gestación, que en este caso.


La foto con la que la prensa duda de que la princesa de Mónaco esté embarazada

Pero, ni qué decir del momento de presentación del ‘bebé real’. Las mujeres que han sido mamás, sabrán perfectamente que después del parto el mayor deseo es descansar en compañía de su familia. Sin embargo, a estas herederas el protocolo las obliga a salir de la cama, arreglarse y presentar en público a la nueva criatura. Hay que hacerse de la vista gorda con los dolores, la sutura de la cesárea o la episiotomía. Hay que ponerle corrector a las ojeras, lavar bien el pelo y a saludar, porque la foto estará en las primeras planas y revistas, no solo de su país, sino del mundo que sigue los pormenores de la realeza.

Kate y el príncipe Guillermo presentando a su primogénito

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.