COMENTARIOS

Anna Wintour, editora en jefe de Vogue es la nueva encargada de la imagen de Hillary Clinton

Maria José Marroquin

Anna Wintour, editora en jefe de Vogue es la nueva encargada de la imagen de Hillary Clinton

¿Que moda y política no tienen nada que ver? La noticia de la dupla Clinton-Wintour y otros claros ejemplos demuestran contundentemente lo contrario.

Quienes dicen que la moda es una institución superficial y carente de peso real en una sociedad puede irse tragando sus palabras. Hace poco ha salido a la luz que Hillary Clinton, candidata demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, va sentada sobre los hombros de una gigante del mundo de la moda.

La principal asesora de imagen de Clinton en ésta etapa crucial de la campaña ha resultado ser ni más ni menos que la editora en jefe de la revista Vogue americana, Anna Wintour. La Dama de Hierro de la moda ha estado detrás de los movimientos y detalles de la imagen y vestuario de Clinton, a quien se le ha visto a la vez elegante y empoderada con un toque fresco en los últimos días.

"You know, nothing truly prepares you for the demands of the Oval Office. You can read about it, you can study it, but until you’ve sat at that desk, you don’t know what it’s like to manage a global crisis, or send young people to war. But Hillary’s been in the room; she’s been part of those decisions. She knows what’s at stake in the decisions our government makes...for the working family, the senior citizen, the small business owner, the soldier, for the veteran. Even in the midst of crisis, she listens to people, and keeps her cool, and treats everybody with respect. And no matter how daunting the odds; no matter how much people try to knock her down, she never, ever quits. That’s the Hillary I know. That’s the Hillary I’ve come to admire. And that’s why I can say with confidence there has never been a man or a woman—not me, not Bill—more qualified than Hillary Clinton." —President Obama

Una foto publicada por Hillary Clinton (@hillaryclinton) el

Aunque el presupuesto destinado a la imagen de las figuras políticas en el mundo es bastante alto dentro de sus campañas, sus consejeros deben ser extremadamente cuidadosos pues un paso en falso puede suponer daños irreparables. No basta con cumplir el propósito de una imagen  prístina y perfecta que transmita el mensaje esperado, hay que cuidarse también de los excesos en cifras y lujo pues los electores y público general pueden llegar a ser bastante críticos al respecto.

Lo cierto es que Hillary no es la única invirtiendo parte sustancial de su presupuesto en estos detalles. Su rival, Donald Trump ha sido criticado abiertamente por lucir sin remordimiento vestidos Armani o Hugo Boss que pueden superar los 12 mil dólares. Las críticas no se dieron a esperar pero, honestamente ¿qué esperaban? Esto puede suponer igualmente una estrategia de imagen de quien busca ostentar los valores de la vida del multimillonario.

Por su parte, Theresa May, nueva Primera Ministra del Reino Unido ha recurrido a diseñadores de la talla de Vivienne Westwood para su atuendos y ha confesado que entre sus diseñadores favoritos se encuentran  Amanda Wakeley y Roland Moure.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.