COMENTARIOS

El impresionante rostro de la portada de GQ

Fucsia.co

El impresionante rostro de la portada de GQ Foto: Dan Winters, revista GQ

Durante diez años, Richard Norris tuvo su rostro desfigurado por culpa de un accidente. Tras varias cirugías, la reconstrucción es tan asombrosa, que la famosa revista masculina decidió ponerlo en su tapa de agosto.

"Una gota de esperanza puede formar un océano, pero un poco de fue puede crear un mundo entero". Si el hombre que tuvo su cara completamente desfigurada durante diez años es capaz de pronunciar esta frase, ¿por qué el resto de mortales aquejados de menos males vamos a perder la fe?

Se trata de Richard Norris, un estadounidense que a los 22 años sufrió un disparo accidental de una escopeta. Esta es la versión de su mamá que estaba a pocos pasos del suceso en la sala de la casa, porque él no recuerda nada. Desparecieron sus labios y su nariz, haciendo de su rostro una figura comprimida y deforme. Pero la ciencia, y  esa fe de la que Norris habla, lo han hecho recuperar su aspecto hasta el punto de que hoy es la portada de la famosa revista masculina GQ.

La revista relata toda su travesía, desde que los padres de Richard ocultaron todos los espejos de la casa y él se quedaba encerrado en su cuarto, o usaba una máscara negra cuando debía salir a la calle. Sus padres, buscando en internet, encontraron al cirujano plástico reconstructivo Eduardo Rodríguez, quien prometió regresarle un rostro normal. La tarea empezó a hacerla trasplantando rostros en cadáveres.

La primera cirugía fue hecha en 2012 y tardó 36 horas. Luego de que la mamá de Richard lo viera tras la recuperación solo pudo decir: "Richard volvió. Es una resurreción".



Richard pocos meses antes del accidente y después de este.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.