COMENTARIOS

¿Se quedará Cartagena sin champeta ni "choque"?

Julia Alegre

¿Se quedará Cartagena sin champeta ni "choque"? Foto: Youtube

El Concejo de Cartagena debatirá una medida para prohibir los bailes sexuales entre menores de edad así como regular los contenidos musicales de la radio. ¿Una medida sana o exagerada? Las partes hablan.

Bailar cuerpo a cuerpo y escuchar música que habla de "lo bueno que vamos a pasar en la cama" o de que "esta noche doy serrucho", podrían ser actividades que no puedan hacer más los cartageneros.

Por lo menos así podría ser tras la última cruzada que ha emprendido el concejal Antonio Salim Guerra, del partido Cambio Radical, que propuso hace unas semanas un proyecto de acuerdo en el Concejo de esa ciudad para regular el contenido musical que emiten las emisoras de Cartagena y prohibir los bailes eróticos (como el "choque") entre menores de edad en los barrios e instituciones educativas del distrito.

"No es una medida contra ningún género, sino contra el contenido de las canciones. Las letras inciden en el comportamiento humano, y si estas fomentan la idea de que la mujer es un objeto sexual o se hace apología a la violencia y al crimen, los niños reproducen este comportamiento”, indicó en concejal a Fucsia.co.

Las dos medidas (regular los bailes eróticos y las emisiones de los canales radiofónicos para que no difundan canciones de apología violenta) surgen a raíz de la viralización de unos videos en los que se podía ver a varios menores de edad bailando champeta de forma muy sugerente y sexual.  "Los menores están despertando un instinto sexual prematuro por medio de estas expresiones artísticas, lo que se traduce en una proliferación de embarazos a temprana edad".  Lee el artículo embarazos prematuros: "Cada 14 minutos un niño sufre abuso sexual en Colombia"

Mientras la iniciativa de censurar los bailes eróticos tendría "poder de ley a nivel local" -en caso de ser aprobada-, como explica Salim Guerra, la regulación de los contenidos de las emisores no tendría obligatoriedad en su cumplimiento.

"Es una proposición con la que se busca es un compromiso de las partes, es decir, cantautores, productores musicales y gerentes de emisoras para que se comprometan a regular su contenido, y no emitir canciones con contenido violento, sexual, ni que denigre a la mujer". La regularización solo afectará a canciones escritas en español.

En caso de no alcanzar un acuerdo con los implicados, el político del partido Cambio Radical acudirá a otras instancias. "Recogeremos firmas para sacar la medida adelante por otros procedimientos".

La iniciativa de Salim Guerra ha puesto en pie de guerra a reconocidos músicos de la champeta, que han mostrado su descontento por lo que ellos denominan "una estigmatización del género".

Entre ellos, Mr. Black, quien escribió en su cuenta de Instagram: "Tantos problemas que tiene hoy Cartagena como la delincuencia, el hambre, falta de viviendas, falta de colegios y universidades públicas, calles destapadas y mucha corrupción, pero como 'nosotros somos los hijos de poca madre' se enfocan más en desaparecer a la champeta”.


Foto: Instagram Mr Black

Para Emilio Sánchez, presentador radial y comentarista musical de la emisora La FM, censurar el contenido de las canciones es sólo una medida paliativa y de escasa efectiva.  "No acaba con el problema de fondo, la violencia. La música es un reflejo del ambiente en el que surge y el artista un vehículo para reflexionar sobre el contexto. Si se quiere que el contenido cambie, habrá que buscar que la violencia acabe", explicó a Fucsia.co.

En su opinión, esta medida va suscitar una mayor demanda de los oyentes por consumir las canciones que se pretenden vetar de las emisoras.  "Cuando tu censuras algo, incrementas su valor y el interés del público". Para el presentador, la lógica pasa por permitir que el público "consuma libremente; dejarlos pensar por sí mismos; que se cuestionen y reflexionen sobre el tipo de contenido que escuchan".


Niños bailando champeta. Foto: Youtube

Catalina Villanueva Betancourt, psicóloga clínica e infantil, asegura que es prioritario fijar la protección de los niños con medidas como la impulsada en Cartagena. "Ciertos géneros musicales legitiman la violencia, objetivizan a la mujer, mandan mensajes erróneos sobre las relaciones sexuales y promueven discursos en los que se abala la violencia sexual, actitudes que luego los niños van a reproducir".

La psicóloga indicó a Fucsia.co que, si bien somos seres sexuales, existen etapas para el desarrollo sexual que se deben respetar. "Por más que sea parte del folklore local, estas expresiones artísticas hacen a los niños más vulnerables, especialmente en la primera infancia, porque se les expone a que otras personas usen a su favor esa normalización de lo erótico y de lo sexual que ellos han ido aprendiendo a través de la música". Lee el artículo 'Las 8 lecciones de vida que debes enseñar a tus hijos"

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.