COMENTARIOS

"En la vida misma está el material donde yo voy a dibujar": Power Paola

Cindy Morales

"En la vida misma está el material donde yo voy a dibujar": Power Paola Foto: Flickr Power Paola

Power Paola, una de las mejores historietistas de América Latina, habló con Fucsia.co sobre su obra y sus trazos que la han convertido en una de los referentes de los cómics autobiográficos.

Power Paola habla con desparpajo frente a un montón de jóvenes que comparten con ella el sueño de, literalmente, vivir dibujando. (Lea también El refugio en historietas)

Habla despacio sobre su vida. Nos concede esta entrevista entre los pabellones de la Feria del Libro, y a pesar de una agenda ocupada, parece no tener afán. Se relaja y cuando lo hace no puede ocultar ese acento valluno que adquirió desde los 13 años, cuando su familia colombiana decidió venir de Quito (Ecuador) al Valle del Cauca.


Foto: Cortesía @Flickr Power Paola

Esa vida medio de gitana calmada, que la ha llevado a París, Australia, Bogotá y que por ahora la tiene en Buenos Aires, es la que intenta plasmar a través de sus dibujos, de sus autoretratos. Power Paola es una parte importante de Paola Gaviria, su verdadero nombre. Es como una heroína, una mujer valiente que logra condensar una diversidad sentimientos en una sola historieta.

Al estilo de Van Gogh, Power Paola parece diseccionar cada entraña y exponerla en sus dibujos. Por eso, para muchos, a pesar de que sus trazos son magníficos, el contenido supera la forma, y en su caso la profundidad de historia supera las líneas, los círculos y los rayones.

"Paola tiene muchas cosas de Power Paola, pero me tocó convencerme de ello y por eso me inventé ese personaje. Es como cuando uno quiere dormirse y no puede, entonces le toca hacerse el dormido".-

Un convencimiento que aún no ha llegado a descifrar, pero que disfruta no haberlo hecho. Esta mujer de 37 años, habla con experiencia sobre su vida como artista pero al mismo tiempo con una inocencia auténtica sobre sus reinvenciones diarias y sobre empezar descifrar su obra. Finalmente, y lo dice a viva voz, ella quería y quiere hacer lo que 'le da la gana'. "Luego el mundo se encargará de tirarme a donde sea mi lugar", afirma categórica.

Power Paola, la hija de un exsacerdote, la de narración explícita, viva y cruel, una Frida Kahlo de las viñetas –aunque sin tanto drama, como ella misma lo especifíca-, es hoy una de las historietistas más famosas de América Latina. Ni lo mal visto que se viera dedicarse a las artes por allá en los años 80, ni las penurias que debió pasar para pagar su carrera impidió que su pluma dejara de dibujar.


Foto: Cortesía @Flickr Power Paola

Desde los 16 años, con su libreta bajo el brazo, se dedicaba a dibujar su mundo interior y exterior, sus vivencias, sus particularidades, sus amigos, sus miedos. "Siempre pensé que a lo mejor no podría vivir del arte, pero entonces me decía: seré mesera o seré lo que sea para pagar las cuentas, pero me voy a mi pasión, no me voy a matar siendo algo que no soy".

-Una voz en papel-

Su obra, claramente autoreferencial, no carece sin embargo de otras voces que salten en sus dibujos. Sus historias se nutren de los otros. "Al final uno es una mezcla de toda esa gente, si alguien quiere empezar determinarse y hace una lista de quién es, tiene una lista de gente a la que tiene que agradecer por lo que uno es”.

En ese camino, agradece a su mamá, a sus amigas hermanas y gente de calle que con sólo una palabra "le cambiaron la vida". Le agradece también a su padre, quien antes de morir le preguntó si ella seguiría contando así de abierta su vida.

“No papá, yo creo que acá paro”, le respondió Paola. “Menos mal”, le dijo. En su más reciente historieta sale él, a "modo de perdón porque quería contar el otro lado de mi padre, porque era un ser increíble", explica.

Su voz también se nutre de otras historietistas que admira, y que sienta que le han dado espacio a la narrativa para otras historias. “No obras femeninas”, dice Power Paola,  más bien obras de mujeres, con “nuestro encanto de narrar y contar detalles. Es que para nosotras es tan importante decir que la botella estaba cerca del lápiz a una hora exacta, que es minuciosidad me encanta, nos da otras formas de narrar… narrar sin género”.

Power Paola está por estos días en la Feria del Libro de Bogotá (Filbo), presentando su novela Todo va a estar bien. Además, ella fue la encargada de ilustrar la antología Leer las mujeres, el primer libro digital que se regala en la historia de la Filbo.

Mientras tanto seguirá haciendo trazos "porque en la vida misma está el material donde yo voy a dibujar, lo mío está en la vida".



Foto: Cortesía @Flickr Power Paola

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.