COMENTARIOS

NO a los códigos de vestuario sexistas

Fucsia.co

NO a los códigos de vestuario sexistas

Nicola Thorp, de 27 años, fue despedida de su trabajo por negarse a usar tacones. ¿Son los códigos de vestuario injustos con las mujeres?

Por negarse a usar tacones de entre 5 y 10 centímetros, la recepcionista Nicola Thorp, de 27 años, fue despedida de la firma de abogados PwC, según informó la BBC. Thorp ha llamado la atención en redes sociales pues creó una petición online para prohibir que las empresas obliguen a los empleados a usar una indumentaria determinada. En poco menos de tres días ya ha reunido más de 103 mil firmas. 

Además de esta petición la mujer creó la cuenta en Twitter @whoryouwearing (¿a quién estás usando?) para invitar a las mujeres a compartir sus historias alrededor de cógidos de vestuario sexistas. 

"Les dije: ‘Si me pueden dar una razón por la cual no puedo hacer mi trabajo con zapatos planos, perfecto‘. Pero no me dieron ninguna". El trabajo consistía en acompañar a los clientes desde la recepción hasta los despachos en los que tenían cita. "Y lo que les dije es que eso no lo iba a poder hacer con tacones", dijo la joven citada por El País. 

Aunque Portico, la empresa de contratación asociada a PwC, declaró a la BBC que la mujer había firmado un código de indumentaria, un vocero de PwC afirmó que "no tenemos directrices específicas sobre cómo deben vestir hombres y mujeres. 

Mira también: ‘¿Nos hacen más atractivas los tacones?‘. 

Thorp no es la única mujer que ha compartido en redes sociales su queja contra los códigos de vestuario. El pasado 3 de mayo, Nicola Gavins publicó en su perfil de Facebook una foto de los pies de una amiga suya, mesera del restaurante Joey, en Edmonton, Canadá. De acuerdo con la publicación, "los pies de mi amiga estaban sangrando al punto que perdió una uña del pie. Su gerente le negó la opción de usar zapatos planos y fue enfático en decirle que también debía usar tacones en su próximo turno". 

Según el post, que ha sido compartido más de 11500 veces, mientras las mujeres están obligadas a ponerse tacones, a usar uniforme y pagar por él 30 dólares canadienses (unos 60 mil pesos), los empleados masculinos del mismo establecimiento pueden usar su propia ropa y no se les exige un tipo particular de zapatos. "Requerimientos arcaicos y sexistas. Una política asquerosa", agrega Gavins en la publicación. 

El tema de los tacones también llegó al Festival de Cannes de 2015. En este evento surgió el rumor de que solo se podía usar tacones altos en la alfombra roja.  "Francamente, todo el mundo debería llevar calzados bajos", dijo sobre el tema en su momento la actriz británica Emily Blunt, que llegó caminando con dificultad justamente porque llevaba tacones bastante altos. 

Aunque los tacones nos ayuden a lograr piernas más estilizadas, su uso prolongado tiene graves consecuencias para la salud, pues ocasiona problemas en la columna vertebral, sobrecarga en las rodillas, callos y juanetes. También aumenta el riesgo de sufrir esquinces de tobillo. 

Mira también: ‘¡Qué dolor de belleza!‘. 

En el último año, cada vez más mujeres han decidido levantar su voz contra los cógidos de vestuario sexistas. La estudiante Maggie Sunseri, de Versailles, Kentucky, realizó en 2015 el filme ‘Shame: a documentary on School Dress Code‘, en el que denuncia que ciertas prendas del clóset femenino son prohibidas en su colegio porque "distraen a los niños". En redes se viralizó la etiqueta "soy más que una distracción", para evidenciar cómo los códigos de vestuario suelen ser injustos con las mujeres. 

En 2015, la estudiante de 15 años Stacie Dunn fue enviada a su casa, pues su atuendo violaba el código de vestuario de su colegio, según el cual están prohibidas las prendas más abajo de la clavícula. La foto se hizo viral y mostró lo absurdos que pueden llegar a ser estos códigos. 

Si bien los códigos de vestuario son necesarios para representar nuestra pertenencia a una empresa, cargo o grupo social, no deben ser una excusa para pasar por encima de la salud, el bienestar y la libertad de expresión de las mujeres. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.