COMENTARIOS

Cuerpo femenino, garantía de éxito musical

Fucsia.co

Cuerpo femenino, garantía de éxito musical Foto: Facebook oficial

Enrique Iglesias, Rihanna, Shakira y Miley Cyrus, entre otras celebridades, han optado por usar el cuerpo de la mujer como escalafón de fama para sus carreras. ¿Se les acabó el talento? Expertos nos hablan de esta hipersexualización musical.

La correlación entre el sexo e industria musical no es algo nuevo, ni mucho menos. Solo hace falta remontarse a principios de la década de los ochenta –y de ahí en adelante-, cuando una jovencísima Madonna revolucionaba la escena pop con temas como Like a Virgin, Justify My Love o Erótica. Ataviada con medias de rejilla, tops de encaje o faldas imposibles, reivindicó como nadie la sexualidad de la mujer y la libertad a través de su cuerpo.

Sin embargo, lo que en su momento fue adscrito como un acto de sublevación contra los dogmas sociales impuestos, que coartaban la libertad sexual del género femenino, en la actualidad, se emplea con un propósito muy diferente. La cosificación de la mujer, esto es, convertirla en un mero objeto sexual,  es la nueva forma que emplea el marketing para posicionar a los artistas y captar con ello la atención del gran público. Como dijo el célebre Oscar Wilde, “hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti”. Aplicando esta frase, muchos artistas han optado por afectar su imagen, con tal de estar en boca de los medios y sus fanáticos.




“Existe una tendencia creciente a la hipersexualización de la mujer, como si la música que crean los artistas contemporáneos ya no fuese suficientemente buena como para que no se decanten por ofrecer su producto musical a la gente a través de algo que llame más la atención, como es a través del cuerpo de la mujer y las imágenes excesivamente sexuales”, indica Ana María Araujo, profesora de la Facultad de Filosofía y Ciencias Humanas de la Universidad de la Sabana.

La docente considera que esta normalización del uso excesivo de imágenes en el que se instrumentaliza a las mujeres es preocupante. “En estas cosas se nos va la mano, en el sentido de que actitudes que en los varones suponían un defecto para las mujeres (como la infidelidad, entre otros), ahora se reivindican en el caso contrario, lo que supone una visión restringida del ser humano. Por otro lado, todo lo que aparece en estos videos, es propaganda. Sin embargo, a las personas les resulta complicado desligar esas imágenes sexualizadas hasta el extremo de la vida real y de lo que pueden esperar de esta. Esto hace que la autoestima y el rol de la mujer se centre únicamente en su dimensión sexual, en su calidad de objeto sexual, ocultando otras cualidades, como el intelecto”, asegura.

La última controversia a este respeto, la protagoniza Enrique Iglesias, con la presentación de su videoclip I’m a Freak, interpretado con el cantante Pitbull y extraído del álbum Sex + Love. El contexto, una gran fiesta, repleta de mujeres atractivas, ligeras de ropa y en actitud provocativa, en la que el español no duda en emplear la cola de una de ellas para apoyarse, además de instrumento musical de percusión (después de ponérselo literalmente en la cara, besarlo, y restregar sus manos por toda la superficie, por cierto).


Rihanna es otra que ha dado de que hablar en esto de emplear su cuerpo como forma de atraer atención de forma, a veces gratuita. El ejemplo más claro, su videoclip Pour It Up, en el que la cantante aparece contoneando su trasero sin ningún pudor, ya sea en el suelo, agarrando una barra de pole dance, o encima de un trono. Vestida, por supuesto, con un look con el que trata de simular a una striper y con el que, sin ser mojigatos, no deja mucho a la imaginación.  
>

Junto a la colombiana Shakira, la artista ha protagonizado recientemente Can´t Remember to Forget You, otro videoclip que brilla por su hipersexualización. En este suceden las caricias, las miraditas sugerentes y algo lascivas, las insinuaciones y muestras de afecto entre las dos cantantes. De ahí que no podía fallar que ambas artistas estuvieran vestidas con lencería. (Lee la noticia sobre la presentación mundial del video)

Pero si hay un artista que gana por goleada al resto en eso de emplear su anatomía como reclamo publicitario, esa es Miley Cyrus, quien ha hecho de la polémica su carta de presentación. Ya sea en sus videoclips, en la recogida de premios, en sus apariciones ante la prensa, o bailando el twerking, la ex niña Disney parece no tener límite a la hora de utilizar su sexualidad como reclamo publicitario. Claro ejemplo, su último producto audiovisual, que brilla por una ausencia de argumento bien estructurado. Eso si, no falta la ropa interior y un intento de masturbación. Como se suele decir, juzguen ustedes mismos.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.