COMENTARIOS

6 alimentos que no comes pero deberías

Fucsia.co

6 alimentos que no comes pero deberías Foto: Pantherstock

Desde la sandía hasta el repollo morado, averigua por qué estos alimentos deben formar parte de tu dieta.

Algunos alimentos han sido las estrellas de la salud para los expertos en nutrición, considerados como alimentos estupendos. Seguramente los conoces. Por ejemplo, sabemos que la zanahoria es buena para la visión y que la naranja, por su vitamina C, previene la gripa. Sin embargo, a menudo estas listas prescinden de algunas ‘gemas’ nutricionales, alimentos que han sido subestimados y no reciben la atención que merecen.

La clasificación de los mejores alimentos que elegimos para comer no siempre es fácil. Para algunos puede ser desalentador tener que reemplazar una papa por un tallo de apio. Adicionalmente, se tiende a sobrevalorar alimentos como las ensaladas, que puede ser horrores para la salud si no se saben preparar sanamente (imagínate un bowl con lechugas y pepino, con un aderezo de mayonesa, acompañada con jamón serrano en cantidades alarmantes y muchos crutones dorados en mantequilla… sólo cuenta las calorías y el colesterol).

Por eso aquí te nombramos seis alimentos que, aunque no suelen considerarse como potencias nutricionales, definitivamente pueden mejorar tu dieta. Cuando llegues a saber y comprender más acerca de las bondades nutricionales de los alimentos en general, podrás tomar decisiones más informadas que afecten positivamente tu salud, peso y en algunos casos la economía.

Criterios para los mejores alimentos
Los siguientes son alimentos familiares, ampliamente disponibles y asequibles, ricos en nutrientes, y lo más importante (y sorprendente) un gran sabor. Después de todo, ¿Qué tan bueno puede ser un alimento si no se puede preparar con el una delicia culinaria?

1. Los frijoles y las lentejas
No lo dudes. Los frijoles y las lentejas son algunos de los víveres más solicitados en los supermercados. Los fríjoles pueden considerarse como superestrellas de la nutrición, puesto que son ricos en proteínas, fibra, carbohidratos complejos, hierro, magnesio, potasio y zinc.

Bonnie Taub-Dix, Consultora en nutrición en Nueva York recomienda elegir, sobre muchos alimentos que dicen ser tan saludables como los frijoles y las lentejas, estos dos últimos. Por otra parte, constituyen un ahorro. No elijas los fríjoles enlatados, puesto que además de ser más costosos, contienen más sodio. Compra el frijol de bolsa y déjalo remojando durante la noche. Reducirás el nivel de sodio en aproximadamente un 40%.

Por otra parte, Elisa Zied, médica nutricionista, autora de Nutrition at your Fingertips, afirma que ‘comer una dieta rica en legumbres puede ayudar a promover la pérdida de peso y se ha demostrado que ayuda a reducir el LDL (colesterol malo) y a su vez aumentar el HDL (colesterol bueno).

Usa estas ‘pepitas de oro’ en sopas, guisos, ensaladas, o prepara un puré de vegetales y fríjoles y añade tu condimento favorito. Sabemos que estás pensando en una bandeja paisa. Prepárala pero trata de prescindir del chicharrón.

2. Sandía
La sandía es la fruta favorita de todos durante el verano o en climas cálidos. Sin embargo, más de una adicta a las dietas la rechaza por su dulce natural, pensando que es un alimento alto en azúcar.

Elizabeth Ward, médica nutricionista, autora de Expect the Best, sostiene que la sandía debe ser un elemento básico en la dieta de todos. ‘No sólo es divertida de comer, además de ser deliciosamente dulce y jugosa, sino que también es baja en calorías y está llena de vitaminas A, C, potasio y licopeno. Debido a que contiene tanta agua, ayuda a satisfacer la necesidad de líquidos del organismo’.

Un bono de la sandia: como su cáscara es tan gruesa, mantiene cualquier pesticida lejos de la fruta. No tendrás que preocuparte como con las fresas o el tomate.
Una receta chic: Deja la patilla en el congelador durante una hora. Después saca bolitas con una cuchara pequeña redonda y sírvela en copas. Ponle unas hojitas de menta o yerbabuena en la parte de arriba y ¡a refrescar a tus comensales!

3. Camotes
Los camotes o papas dulces son a menudo considerados como altos en calorías y carbohidratos porque son naturalmente dulces. No dejes que esto te engañe.

La vocera de la Asociación Dietética Americana, Heather Mangieri, médica nutricionista afirma que las ‘Papas dulces son nutritivas y unos de los mejores tubérculos que se pueden comer. No sólo son una gran fuente de betacaroteno, vitamina C, fibra y potasio, sino que este subestimado alimento es tan versátil que se puede disfrutar con muy pocas calorías’. Te sugerimos ponerlas al horno a fuego leve con una pizca de canela, compota de manzana o piña.

4. Repollo Morado
Christine Gerbstadt MD, médica y dietista registrada, vota por el repollo morado. ‘Es una gran fuente de fibra, vitaminas A, D y K, ácido fólico, y varios minerales, y una taza sólo aporta 22 calorías’, afirma Gerbstadt. ‘Además, por ser rica en antioxidantes, las enzimas de esta verdura pueden aumentar la lucha contra el cáncer’.

Puedes comerlo crudo, cocido (pruébalo en chucrut), dulce o salado, y añádelo a sopas, ensaladas, guisos, sándwiches y hamburguesas. Es una verdura completamente versátil. Añade repollo morado a tus comidas así como más color y nutrición.

5. Los tomates en conserva
Asados al fuego o cortados en cubitos, los tomates enlatados son un elemento básico de la cocina (y además no tienes que pelarlos o lavarlos, vienen listos para servir). Según Chris Rosenbloom, PhD, profesor de la Universidad Estatal de Georgia ‘la mayoría de personas piensa que siempre lo fresco es lo mejor. Sin embargo, al cocinar los tomates se libera el licopeno, elemento clave para prevenir y combatir enfermedades’.

Un estudio de 2009del Journal of Clinical Oncology comprobó que una dieta rica en tomate puede ayudar a prevenir el cáncer de próstata y que el licopeno, un fuerte antioxidante, también puede ayudar a prevenir otros tipos de cáncer.

Conserva siempre en tu despensa tomates en conserva para hacer pizzas, salsas para espagueti, sopas, guisos, estofados, verduras, y en fin, hasta para comerlos solos. O en dado caso, úsalos para ese Bloody Mary que te va a quitar la resaca del día anterior. Un coctel que es una excelente fuente de vitamina C y potasio.

6. Yogur natural, cremoso y sin grasa
Hay muchos yogures en el mercado, elige el natural descremado.
Todos los yogures son excelentes fuentes de calcio, potasio, proteína, zinc y vitaminas B6 y B12. Lo que distingue este tipo de yogurt es que es más grueso (la textura es cremosa debido a que el suero líquido se filtra hacia fuera), pero no contiene grasa. Además, contiene cultivos probióticos, es más bajo en lactosa y tiene el doble de contenido de proteínas que los yogures normales.

Evita las calorías extra de azúcar que se encuentran en la mayoría de los yogures, endúlzalo con stevia y úsalo como un postre ideal para controlar tu peso, puesto que te mantiene satisfecha por más tiempo. También puedes agregarle tu fruta preferida o tu cereal favorito de grano entero.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.