COMENTARIOS

Mirada de muñeca Fotos: Christian Dior, Alexandre Vauther y Yohj Yamamoto

Las pestañas no solo son el escudo protector de los ojos, son además el arma de seducción. Acá dejamos algunos trucos para que cumplan con esta misión.

Desde los tiempos del antiguo Egipto las mujeres eran conscientes del poder de su mirada. Habían recibido de Hathor, diosa del amor, el secreto para que sus pestañas fueran afrodisiacas: molían malaquita, una piedra semipreciosa, y la mezclaban con otros ungüentos para pintarlas.

Hoy, si bien la malaquita no es lo usual, existe una variedad de productos cada vez más especializados que incluyen pestañinas, cepillos y encrespadores para aumentar ese efecto seductor.

Las pestañas postizas tipo muñeca vuelven a estar de moda: son un accesorio más. Amplían la expresión de los ojos y destacan su color. Y lo que antes era un defecto ahora es una virtud: aunque un look natural siempre será bienvenido las pestañas grumosas, empegotadas, de aspecto arácnido están en furor. Se busca además que sean tan encrespadas que se sientan en el párpado. También funciona realzar las pestañas inferiores, un truco apropiado para quienes busquen abrir su mirada.

Recomendaciones

1. Quienes no se sientan cómodas con grumos en las pestañas, antes de usar la pestañina pueden eliminar el exceso de líquido en el cepillo, limpiándolo sobre una toalla de papel.

2. Meta una cuchara de postre en agua caliente, séquela bien y úsela como soporte para aplicar la pestañina arriba y abajo. Así, además de no mancharse los párpados, les dará forma a las pestañas.

3. Use su encrespador como de costumbre, y una vez estén prensadas, aplique el líquido.
Así evitará manchar sus párpados.

4. Sumerja, por un minuto su rímel cerrado en un vaso de agua caliente para hacer que el líquido se vuelva homogéneo y se diluya.

5. Al igual que el pelo, las pestañas pueden resecarse y dañarse. Para que esto no suceda, aplique vaselina o aceite de ricino antes de acostarse.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.