COMENTARIOS

De la cartera a tu cara: 5 claves para conservar tus cosméticos por más tiempo

RevistaFucsia.com

De la cartera a tu cara: 5 claves para conservar tus cosméticos por más tiempo Foto: Thinkstock

Si de gasto de tiempo y dinero habláramos, el maquillaje abarca una de las obligaciones de la mujer de hoy. ¿Qué mejor forma de evitarnos pérdidas de billetes y poder alargar su vida útil? Es posible. Revuelca tu cosmetiquera y prepárate para ponerla a punto sin que tu inversión se esfume con el mal estado de tu maquillaje.

La manipulación diaria de los cosméticos y su contacto con nuestra piel, que no siempre está limpia cuando los aplicamos en el rostro, facilitan la aparición de bacterias que incluso pueden ser increíblemente dañinos  para el cutis. Por eso es necesario no solo revisarlos constantemente sino cambiarlos una vez se hayan estropeado.

Tratarlos con delicadeza y limpiarlos con frecuencia es la constante para que la inversión que le has hecho a tus cosméticos no se vaya a la basura, junto con un labial partido, una base de olor extraño y unos polvos inservibles antes de tiempo. Si adquieres productos de calidad y los mantienes fielmente resguardados en tu cartera, ¿por qué se estropean? Recuerda: deben ser duraderos, no eternos, pero puedes lograrlo con los cuidados adecuados.

Maquillaje 1A
1.    Empecemos por el principio, la base.
Esta debe cambiarse cuando notes un olor diferente al original, en el momento en el que haya perdido su fragancia. Huélela una vez la compres y repite el proceso por lo menos cada 15 días. Una base en mal estado hace ver la piel quebrada además de resecarla. Mantenla, en la medida de lo posible, en temperatura ambiente: el calor hace que pierda sus propiedades nutritivas y se seque más rápido.

2.    Ojo por ojo. El continuo uso de las sombras y su contacto con una brocha de mala calidad, hace que se partan velozmente. Un aspecto pastoso es un indicador de sombras que ya no sirven, por más que intentes esparcirlas en tus párpados. Si se han quebrado dentro de tu bolsa de cosméticos por razones diferentes, debes tener más cuidado para que no hagan contacto con los ojos. Aquí funcionan las brochas de pelos, no las de espuma: éstas propician los gramos cuando las sombras están desechas.

3.    Los labiales.
Son los cosméticos más agradecidos gracias a su prolongada durabilidad y re-uso una vez estén a punto de acabarse. Con un pincel de cosmética, puedes utilizarlos hasta el final del tubo. Un indicador de su expiración también es el olor. Si quieres mantenerlo por (mucho) más tiempo, no los apliques encima de vaselinas o brillos pegajosos: esto les quita brillo y color.

4.    La pestañina, por el contrario, es uno de los más delicados.
Las pestañas son el escudo protector de los ojos, de ahí a que acumulen bastante polvo y bacterias del ambiente. A esto se le suma que los componentes químicos de este producto son muy fuertes para poder garantizar que nuestras pestañas se vean como se ven: largas, con volumen, etc. Cuando son a prueba de agua, sus elementos son aún más potentes. Lo mejor es cambiarla cada 3 meses para evitar alergias o infecciones. Un truco para que no se llene de grumos: no muevas mucho el cepillo dentro del envase; esto deja entrar más aire y la pestañina se resecará rápidamente. Lo mismo si no lo cierras bien. Si está demasiado seca y no ha pasado el “periodo de gracia” de 3 meses, pon  el envase en agua caliente para que se ablande un poco.

5.    Si te rizas las pestañas con un encrespador, cambia la parte de goma cada 5 meses: Ésta acumula pestañas sucias, maquillaje reseco y, por supuesto, mugre. Una goma de este tipo, es decir, mal cuidada, debilita las pestañas.

6.    La espuma para aplicarse los polvos es mejor cambiarla cada 2 meses.
Es uno de los accesorios que se daña con mayor facilidad y que recoge más organismos bacterianos. Sacúdela después de cada sesión de maquillaje y así eliminas el exceso de polvo, tanto cosmético como de la naturaleza. Mantenla en un sitio en el que no tenga contacto con otro cosmético aparte de la base o polvos de la cara. Nunca dejes que le caiga agua o se arruinará por completo: es una espuma, pero no absorbe todo lo que le pases por el frente.

Datos curiosos y con color

•    Películas en los párpados. La maquilladora canadiense Katie Alves realiza desde el 2010 diminutas y curiosas obras de arte en los párpados usando maquillaje tradicional. Las escenas de las películas de Disney son uno de sus temas favoritos.

•    Durante la Segunda Guerra Mundial, la pintura de labios fue un arma de guerra para las mujeres británicas. Mientras los alemanes invadían París, ellas se esforzaban por lucir bien como una forma de mostrar resistencia al enemigo con la consigna: “¡la belleza es tu deber!”, que apareció publicada en la famosa revista Vogue. Remolacha como pintalabios, cera para botas como sombras de ojos y salsa de carne asada para pintarse una vena várice, eran apenas algunos de sus trucos de belleza durante la guerra.

•    El maquillaje que utilizaba Cleopatra tenía beneficios médicos, según una investigación en Francia: ayudaba a protegerse de enfermedades de los ojos gracias a las sales de plomo que oscurecían los párpados (sombras). Su fabricación tardaba meses.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.