COMENTARIOS

El secreto de la longevidad

DW

El secreto de la longevidad Foto: Ingimage

Cada vez vivimos más años, pero ¿qué podemos hacer para envejecer con salud? Hablamos con Bernd Kleine-Gunk, especialista en medicina antienvejecimiento, sobre el vino tinto, la buena compañía y el trabajo al aire libre.

Dorothee Grüner habló con Bernd Kleine-Gunk, ginecólogo y presidente de la Sociedad Alemana de Prevención y Medicina Antienvejecimiento (GSAAM), sobre los misterios de la longevidad. 

¿Por qué aumenta la esperanza de vida, al menos en Occidente?
Existen diversos factores favorables. Por ejemplo, la asistencia médica es cada vez mejor, aunque sabemos que éste no es el elemento más importante. La clave es la mejora de las condiciones de vida, como en la alimentación o en la higiene. Aparentemente, influyen más en la esperanza de vida que la medicina propiamente dicha.


¿Qué podemos aprender de las “regiones azules”, aquéllas en las que la gente vive más de la media?
No existe un denominador común a todas ellas. En cada región, la gente lleva un estilo de vida diferente. Por ejemplo, en Cerdeña afirman que el vino tinto es el secreto de su longevidad. Pero en la isla japonesa de Okinawa aseguran que es su alimentación a base de algas. No obstante, existen algunos factores comunes. Nadie que haya superado los 100 años en cualquiera de esas regiones tiene sobrepeso. Al contrario: restringen la ingesta de calorías desde hace décadas, como recomiendan los especialistas en antienvejecimiento. Pero no de manera consciente, sino porque durante muchos años no disponían de suficiente alimento. Y la base de su dieta son las frutas y las verduras. Además, muchos de ellos son agricultores y realizan trabajo físico mientras la edad se lo permite. Gracias a ello respiran aire puro y tienen buenas reservas de vitamina D. Y, por último, otra cosa muy importante: Están arraigados en sus familias y comunidades. Ninguno vive en una residencia de ancianos. Y ese sentimiento de sentirse todavía útil es crucial, les da fuerzas para seguir viviendo.

¿Qué importancia tiene la actitud personal para vivir más años?
Las personas optimistas y afables tienen más amigos en la vejez. Quien quiere, se hace querer, y es agradable pasar tiempo junto a esas personas, no así junto al típico amargado. Hemos descubierto que se trata de un remedio preventivo ideal contra la demencia. El cerebro es un órgano social. Necesitamos interactuar con otras personas. Y esto le resulta más fácil a las extrovertidas que a aquéllas que van de solitarias por la vida.

¿Existe una fórmula secreta para ser joven por más tiempo?
No, por supuesto que no. Pero sí que existen consejos bastante buenos. Uno de ellos es: no dejes de hacer lo que te gusta. Ningún artista deja de pintar, escribir o tocar música cuando cumple 65 años. Otro dice lo siguiente: evita todo aquello que te haga envejecer y morir prematuramente. Principalmente, fumar. Otro consejo: vigila su peso. Sigue una dieta equilibrada. Y nunca pierdas la curiosidad por la vida. Con cada cosa linda que descubras, tendrás otra motivación más para seguir viviendo.

¿Por qué envejecemos?
Estamos en este mundo porque tenemos un objetivo biológico esencial, que consiste en transmitir los genes a la siguiente generación. Y una vez cumplido, nos volvemos prescindibles. Entonces, comenzamos a envejecer de manera clara y medible. Hasta los 30 años, una edad a la que ya deberíamos haber cumplido con la finalidad reproductiva, solemos permanecer jóvenes. A partir de ahí dejamos de revestir interés para la madre naturaleza. Quien quiera mantenerse joven y sano tiene que cuidarse mucho.

Las mujeres dejan de ser fértiles antes que los hombres, pero su esperanza de vida es mayor. ¿Cómo se explica?
Existen dos teorías: una afirma que las mujeres son más importantes, pues contribuyen a la conservación y a la multiplicación de la especie mucho más que lo hombres, mediante el embarazo, la lactancia y la cría de los niños. Por eso están más protegidas desde el punto de vista biológico. La otra teoría se conoce como la hipótesis de la abuela. Afirma que las mujeres de edad avanzada e infértiles aún tienen un papel importante en el cuidado de los nietos. Esto ayuda a mantener la especie, y por eso las mujeres mayores viven más tiempo. Los hombres viejos, por su parte, no serían más que consumidores inútiles de recursos.

¿Qué le ocurre al cuerpo al envejecer?
Muchas cosas y muy diversas. Se suelen distinguir siete pilares del envejecimiento. Uno es la oxidación, un proceso por el cual se generan radicales libres que nos van contaminando. También está el proceso de glicosilación, a través del cual los glúcidos se asocian a las proteínas. Esto impide a los tejidos funcionar correctamente. Las inflamaciones crónicas también son procesos del envejecimiento. Se trata de procesos inflamatorios a pequeña escala. Otro de los factores del envejecimiento es la muerte de las células madre que nos ayudan a regenerarnos. Los daños genéticos y epigenéticos del ADN también aumentan con la edad y provocan enfermedades relacionadas con la vejez. Y otro de los pilares es la falta de hormonas y, finalmente, el acortamiento de los telómeros. Los telómeros son los extremos de los cromosomas. Con cada división celular se van acortando hasta llegar a un límite a partir del cual las células ya no se pueden dividir más y mueren. Hoy día podemos medir la longitud de los telómeros, lo que podría servir de referencia para medir la longevidad.

¿Podemos saber cuándo vamos a morir midiendo los telómeros?
No, tal cosa entraría en el terreno de la especulación y lo único que conseguiría sería asustar a la gente. Pero la medición de los telómeros permite contestar a la pregunta de si soy biológicamente más viejo o más joven de lo que indica mi edad cronológica. Y la noticia positiva es que podemos influir en el resultado mediante nuestro estilo de vida. El envejecimiento ya no es un destino irremediable, sino un proceso modificable.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.