COMENTARIOS

Los 7 pecados capitales que cometes con tu piel

Fucsia.co

Los 7 pecados capitales que cometes con tu piel

¿De cuál de estos pecados eres culpable? Evita pecar con tu piel y dale los cuidados que necesita.

Si Semana Santa es un momento para reflexionar y arrepentirnos de nuestros pecados, esos también incluyen los que cometemos con nuestro cutis. Yudy Pinzón, dermatóloga de Pond‘s te dice cómo evitarlos. 

Gula 

Comidas fritas o con exceso de azúcar le aportan pocos nutrientes a nuestra piel, haciendo que luzca cansada y pierda su lozanía. Deja las papas fritas y las galletas e incluye en tu dieta alimentos ricos en vitaminas A, C, B3 y E que puedes encontrar en pescados y vegetales. 

Mira también: ‘5 secretos de nutrición a favor de la piel‘. 

Soberbia 

No creas que porque la genética ha sido benévola contigo, no debes cuidarte. Limpiar, tratar, humectar y proteger la piel de los rayos del sol son aspectos que siempre deben hacer parte de nuestra rutina de belleza.

Tampoco debes olvidar el factor hormonal, que contribuye a la aparición de manchas. Ten en cuenta también el tono de tu piel: las pieles blancas son más sensibles que las morenas y oscuras. “Las pieles blancas son más delgadas y secas, por lo que tienden a arrugarse rápidamente. Por el contrario, las pieles morenas y oscuras, al ser más gruesas tienden a arrugarse menos.” afirma Yudy Pinzón. 

Mira también: ‘Test: ¿Qué mitos de belleza creías verdaderos?‘. 

Avaricia 

Ante los miles de productos disponibles en el mercado, sus innovaciones científicas, atractivos embalajes y colores, las recomendaciones de amigas, blogueras, celebridades, etc… las mujeres perdemos la cabeza e incurrimos en gastos que además de ser innecesarios, pueden afectar nuestra piel sin que lo sepamos. Es cierto, nos gusta tener de todo un poco. Pero antes de llenar la cosmetiquera, hay factores importantes para tener en cuenta: 

-  No todos los productos son adecuados para todo tipo de piel.
- Cuando hacemos cambios en los productos faciales, debemos procurar hacerlos de una manera pausada para evitar reacciones alérgicas, enrojecimiento, resequedad, acné o manchas. Si vas a cambiar el producto con el que te has desmaquillado por varios meses y probar otro, debes acostumbrar tu piel a los nuevos ingredientes alternando el que solías usar con el nuevo, hasta que hagas el cambio definitivo.

Envidia 

¡No desearás la piel del prójimo! Entre mujeres solemos envidiar la piel bonita o el cabello radiante de alguna amiga o conocida. Y si por alguna razón, nosotras somos las afortunadas acreedoras de alguno o todos los atributos mencionados, a veces ocultamos nuestros secretos a otras mujeres para que no logren imitarnos. 

La verdad es que todas podemos hacernos la vida más cómoda. Si podemos ayudar a alguien a que tenga más belleza, salud y bienestar, ¿por qué no hacerlo?  

Ira 

¿A quién no le causa ira e intenso dolor encontrar con el paso de los años más y más arrugas, y sentir la impotencia de no tener el elixir de la eterna juventud? Por eso, lo mejor que podemos hacer es empezar a cuidarnos desde temprana edad.

A partir de los 25 años, se empiezan a manifestar algunas líneas de expresión. Estas son una señal de alerta para iniciar un cuidado especial que nos ayude a preparar la piel del rostro para contrarrestar los signos visibles de la edad.

Esto no significa que los 25 sean el inicio de la vejez, pero sí una alerta para reforzar las rutinas de belleza: limpia, trata, humecta y protege tu piel de los efectos dañinos del medio ambiente y los agentes que obstruyen poros como la suciedad y el maquillaje.

Lujuria 

¿Deseo exacerbado por la belleza? Suele suceder con frecuencia que entre más bellas nos sentimos, más queremos que nos alaben. Recuerda que la belleza de verdad proviene de tu interior, así que no te esfuerces demasiado en obtener cumplidos y verás que estos llegarán solos. 

Pereza 

Es natural que todas cometamos este pecado capital a la hora de pensar en desmaquillarnos. ¿Es en serio que después de una larga jornada de trabajo debo mojar mi rostro con agua fría?, ¿cómo es posible que después de una noche de rumba y felicidad no puedo llegar directo a mi cama y descansar?

La respuesta es simple: por cada noche que vas a la cama sin remover los productos cosméticos que aplicaste en el día y sin limpiar las impurezas que se acumularon en tu piel, envejeces hasta 10 días, así que has la cuenta. Si te da pereza mojar tu rostro con agua fría en las noches, puedes usar toallitas desmaquillantes, son perfectas para hidratar, relajar la piel, limpiar las impurezas y remover el maquillaje, y todo esto ¡sin una gota de agua!

Mira también: ‘10 tips de belleza para mujeres perezosas‘. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.